Cianobacterias y luz solar naturalizan los plásticos biodegradables

Científicos de la Universidad Estatal de Michigan proponen una nueva forma de producir económicamente plásticos biodegradables con luz solar y la ayuda de un microorganismo ancestral.

El equipo, liderado por Taylor Weiss, investigador postdoctoral en el laboratorio Ducat en el Laboratorio de Investigación de Plantas del Departamento de Energía de la Michigan State, tomó cianobacterias, que usan luz solar para producir azúcar de forma natural, y las modificó genéticamente para filtrar constantemente ese azúcar a un medio circundante de agua salada.

Las combinaron con bacterias naturales productoras de bioplástico que se alimentaban del azúcar filtrado. El emparejamiento fue prolífico.

La biomasa procesada contenía un contenido de bioplástico casi constante del 30 por ciento, cuatro veces más que los sistemas experimentales similares, y las tasas de producción fueron más de 20 veces más rápidas.

El enfoque evita los combustibles fósiles para la producción y tiene como objetivo reducir el impacto del plástico en el medio ambiente.

“Un problema importante es que la mayoría del plástico sintético actual no es completamente biodegradable, por lo que dura cientos de años después de ser descartado, en vertederos y en ecosistemas acuáticos”, dijo Weiss en un comunicado.

Aunque los investigadores han desarrollado plásticos 100% biodegradables hechos con bacterias especiales, es muy costoso.

Estos métodos también tienden a depender de alimentar a las bacterias productoras de plástico con cargas de azúcar derivadas de cultivos agrícolas, como el maíz o la remolacha, que también alimentan a las personas y los animales. Existe el riesgo de competir por recursos agrícolas limitados e impulsar los precios de los alimentos a largo plazo.

Los científicos están buscando modificar genéticamente las cianobacterias, pequeños caballos de tiro fotosintéticos, también conocidos como algas verdeazuladas, para canalizar sus productos en productos útiles.

Weiss dijo que los científicos crean sistemas de bioproducción gradualmente más eficientes todo el tiempo, pero un giro importante en el nuevo proceso es que mejora con el tiempo, sin intromisiones humanas.

“Las cianobacterias producen constantemente azúcar a través de la fotosíntesis, y la bacteria aumenta constantemente, lo que estimula a las cianobacterias a seguir produciendo”, dijo Weiss. “Entonces, el sistema evoluciona continuamente en un ciclo virtuoso”.

De cara al futuro, Weiss desea asociar cianobacterias con otras bacterias especializadas para crear bioproductos baratos y respetuosos con el medioambiente, como biocombustibles para propulsar aviones y automóviles, fragancias, tintes comestibles y medicinas.

“En última instancia, no solo estamos creando alternativas a los productos sintéticos”, dijo Weiss. “Estamos tratando de pedirle a la naturaleza que haga lo que mejor hace: resolver el problema para nosotros”.

Fuente: Europa Press

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!