Noticyti

El calentamiento podrá no tener precedentes en 420 millones de años

En los próximos entre 100 y 200 años, las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre se dirigirán hacia valores no vistos desde el Triásico, hace 200 millones de años.

Además, en el siglo XXIII, el clima podría alcanzar una calidez no vista en 420 millones de años, según una investigación llevada a cabo por la Universidad de Southampton.

El estudio, publicado en ‘Nature Communications’, recopiló más de 1.200 estimaciones de antiguas concentraciones de dióxido de carbono (CO2) atmosférico para producir un registro continuo que data de casi 500 millones de años. Concluye que si la humanidad quema todos los combustibles fósiles disponibles en el futuro, los niveles de CO2 en la atmósfera pueden no tener equivalentes geológicamente conservados durante este periodo de 420 millones de años.

Los investigadores examinaron datos publicados sobre plantas fosilizadas, la composición isotópica del carbono en suelos y océanos y la composición isotópica de boro de conchas fósiles. El autor principal, Gavin Foster, profesor de Geoquímica de Isótopos en la Universidad de Southampton, explica: “No podemos medir directamente las concentraciones de CO2 de millones de años atrás, sino que nos basamos en variables indirectas en el registro de rocas. Todos los datos disponibles publicados de varios tipos diferentes de variables para producir un registro continuo de los antiguos niveles de CO2”.

Esta riqueza de datos muestra que las concentraciones de CO2 han fluctuado naturalmente en escalas de tiempo de varios millones de años durante este periodo, desde alrededor de 200-400 partes por millón (ppm) durante los periodos fríos de “hielo” hasta 3.000 ppm durante los periodos cálidos de tipo “invernadero”. Aunque la evidencia nos dice que nuestro clima ha fluctuado mucho en el pasado (con la Tierra en un periodo más frío), también muestra que la velocidad actual del cambio climático es muy inusual.

El dióxido de carbono es un potente gas de efecto invernadero y en los últimos 150 años el uso de combustibles fósiles por parte de la humanidad ha aumentado su concentración atmosférica desde 280 ppm en la era de la preindustrialización a casi 405 ppm en 2016. Sin embargo, no es sólo el CO2 el que determina el clima de nuestro planeta, sino que, en última instancia, es tanto la fuerza del efecto invernadero como la cantidad de luz solar entrante los que resulta importante. Los cambios en cualquiera de los parámetros son capaces de forzar el cambio climático.

El efecto de calentamiento del CO2 y la luz del sol fueron menores

“Debido a que las reacciones nucleares en las estrellas, como nuestro sol, con el tiempo se vuelven más brillantes –añade el coautor Dan Lunt, profesor de Ciencias del Clima en la Universidad de Bristol–, esto significa que, aunque las concentraciones de dióxido de carbono fueron altas cientos de millones de años atrás, el efecto de calentamiento neto del CO2 y la luz del sol fue menor”.

“Nuestra nueva recopilación de CO2 parece que en promedio ha disminuido gradualmente en el tiempo en alrededor de 3-4 ppm por millón. Esto puede parecer que no es mucho, pero en realidad es suficiente para anular el efecto de calentamiento causado por el brillo del sol a lo largo del tiempo, por lo que a largo plazo parece que el efecto neto de ambos fue bastante constante en promedio”, apunta.

Esta interacción entre el dióxido de carbono y el brillo del sol tiene implicaciones fascinantes para la historia de la vida en la Tierra. “Hasta ahora ha sido un poco un rompecabezas saber por qué, a pesar de que la salida del sol ha aumentado lentamente con el tiempo, hay escasa evidencia de cualquier calentamiento similar del clima a largo plazo –subraya otro miembro del equipo, Dana Royer, profesora de la Universidad Wesleyan en Estados Unidos–. Nuestro hallazgo de poco cambio en el clima neto ofrece una explicación de por qué el clima de la Tierra se ha mantenido relativamente estable y dentro de los límites adecuados para la vida durante todo este tiempo”.

Esta visión a largo plazo también ofrece una perspectiva valiosa sobre el cambio climático futuro. Se sabe bien que el clima actual está cambiando a tasas muy por encima de la norma geológica. Si la humanidad no logra hacer frente al aumento del CO2 y quema todos los combustibles fósiles fácilmente disponibles, hacia el año 2250 el CO2 será de alrededor de 2.000 ppm, niveles no vistos desde hace 200 millones de años.

El profesor Foster agrega: “Sin embargo, debido a que el sol era más oscuro en ese entonces, el clima neto que forzó hace 200 millones de años era más bajo de lo que podríamos experimentar en un futuro tan alto de CO2. Por lo tanto, no sólo el cambio climático resultante será más rápido que cualquier cosa que la Tierra ha visto durante millones de años, el clima que existirá probablemente no tenga contrapartida natural, por lo menos, en los últimos 420 millones de años”.

Fuente: Europa Press

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *