Abajo las alarmas: El segundo laboratorio espacial chino sigue en órbita y no caerá a la Tierra

A 390 kilómetros de la superficie de la Tierra, el laboratorio operado por la agencia espacial de China, el Tiangong-2, se encuentra en medio de investigaciones científicas y proyectos espaciales. Sin tripulación y fuera del planeta desde 2016, recientemente se vio enfrentada a rumores que la ponían en una complicada situación, cayendo a la Tierra sin control, igual que su antecesor.

Fue a comienzos de este año que las alarmas sobre el Tiangong-1 se alzaron, hasta que finalmente terminó por impactar con la atmósfera terrestre, luego de años girando sin control en torno al planeta. El reingreso no tuvo mayor seguimiento, ya que gran parte de la estructura no logró superar el viaje, evitando así daños mayores.

Sin embargo, a este nuevo laboratorio continúa operativo y durante el fin de semana realizó un descenso de 95 kilómetros de su órbita regular, lo que llevó a algunos sitios a hablar de una posible caída descontrolada contra la Tierra. De acuerdo al astrónomo del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, Jonathan McDowell, se trata de un ejercicio común.

El científico detalló a Space que China estaría realizando un ejercicio este mes para recolectar información adicional con los instrumentos que están a bordo del laboratorio espacial.

Cabe destacar que el plan del gobierno chino respecto a este orbitador es acoplarlo a una estación espacial que buscan tener en torno a la Tierra para el año 2022, según los cálculos emitidos por la administración asiática.

Sobre una caída de la estructura, sólo el hecho de que haya recuperado su posición inicial a 390 kilómetros de la superficie terrestre indica que los científicos asiáticos aún mantienen el control de la base. Situación distinta con su predecesor, el Tiangong-1, con el que perdieron contacto mucho antes de su reingreso a la atmósfera.

Fuente: emol.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!