A subasta la carta más dura de Einstein contra Dios y los judíos

Siempre se ha especulado sobre el sentimiento religioso de Albert Einstein: ¿creía en la existencia de Dios aunque era un hombre de ciencia? Frases como “Dios no juega a los dados” o cuando hablaba de “esa fuerza que está más allá de lo que podamos comprender”, daban a entender que el físico tenía una espiritualidad más allá de lo que probaban sus números. Sin embargo, una carta manuscrita de Einstein en la que califica a Dios como “el producto de la debilidad humana” podría dar al traste con todas estas teorías.

El documento, escrito de su puño y letra en alemán un año antes de su muerte, se va a subastar en los próximos meses y se calcula que puede alcanzar los 1,5 millones de dólares (1,3 millones de euros). Einstein redactó esta misiva en 1954 a la edad de 76 años desde Princetown (Nueva Jersey) dirigida al filósofo judío alemán Eric Gutkind e en respuesta a su libro “Escoger la vida: la llamada bíblica a la rebelión”.

“La palabra Dios no es para mí nada sino la expresión y el producto de la debilidad humana, la Biblia una colección de leyendas venerables pero aún bastante primitivas”, se puede leer en la carta, y continúa: “Ninguna interpretación, no importa cuán sutil, puede (para mí) cambiar nada de esto”, añade el ganador del premio Nobel de Física en 1921.

La carta de una página y media será subastada por Christie’s en Nueva York el próximo 4 de diciembre. Pero no es la primera vez que fue ofrecida, ya que en 2008 fue comprada por un coleccionista privado por 404.000 dólares, informó Christie’s. Después de eso, en 2012 volvió a cambiar de manos por 3 millones de dólares en una subasta por Ebay, informa “Live Science”. “Es una de las declaraciones definitivas en el debate de ciencia contra religión”, afirma Peter Klarnet, experto en libros y manuscritos en la casa de subastas.

“Los judíos no son mejores que otros pueblos”

Hijo de judíos (aunque no practicantes), Einstein huyó de Alemania a Estados Unidos a los 54 años, con el ascenso de Adolf Hitler. en su carta hace referencia a su religión de cuna, afirmando que el judaísmo no es superior a otras religiones y que los judíos no son el pueblo elegido. “Para mí la religión judía no adulterada es, como todas las otras religiones, una encarnación de la superstición primitiva”, escribe Einstein a Gutkind. “Y el pueblo judío al que con mucho gusto pertenezco, y en cuya mentalidad me siento profundamente anclado, aun para mí no tiene ningún tipo de dignidad diferente de los otros pueblos […] En mi experiencia, no son de hecho mejores que otros grupos humanos, incluso si están protegidos de los peores excesos por una falta de poder. De otra forma no puedo percibir nada “elegido” sobre ellos”.

Los manuscritos y cartas de Einstein son relativamente frecuentes de encontrar en subastas. Por ejemplo, el pasado mes de octubre se vendió por 1,56 millones de dólares una nota que el físico entregó a un mensajero en Tokio (Japón) y en la que explicaba su teoría sobre una vida feliz. Aún así, desde Christie’s afirman que esta carta no sería nada común: “En un sentido amplio, es similar a la carta de 1939 a (el entonces presidente estadounidense) Franklin Delano Roosevelt advirtiendo de los esfuerzos de Alemania para construir la bomba que vendimos por dos millones en 2002, y que puede ser vista como el heraldo de la era nuclear“, añadieron desde la casa de subastas.

La misiva sobre Dios ya ha sido exhibida en Shanghái y ahora el público podrá verla en Nueva York desde el 30 de noviembre al 3 de diciembre, un día antes de su subasta definitiva.

Fuente: abc.es/ciencia

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!