Una almeja extinta que existió hace 30 mil años aparece viva en Estados Unidos

Huidiza y de rápido camuflaje, los científicos no entienden cómo no fue hallada previamente: la zona del descubrimiento es una de las más estudiadas a nivel mundial

Una especie de almeja conocida únicamente por fósiles de más de 28.000 años de antigüedad ha aparecido viva en una costa estadounidense. El bivalvo pequeño y translúcido, denominado Cymatioa cooki, fue hallado escondido en la zona intermareal rocosa del sur de California.

Investigadores de la Universidad de California en Santa Bárbara, en Estados Unidos, han hallado viva en Naples Point, una zona costera en el área sur del estado de California, a una especie de almeja que, hasta hoy, solamente era conocida mediante los registros fósiles. Se trata de la variedad Cymatioa cooki, un diminuto molusco con un caparazón de solo 10 milímetros de largo.

De acuerdo a una nota de prensa, los científicos pensaron que el molusco solo podía apreciarse a través del registro fosilizado, ya que vivió en nuestro planeta hace más de 28.000 años. Cymatioa cooki forma parte de la familia Galeommatidae, una serie de almejas de agua salada de tamaño pequeño, algunas incluso especialmente diminutas.

Una especie huidiza

Los dos únicos especímenes de esta almeja conocidos hasta el momento habían sido identificados por Edna Cook, una coleccionista de Baldwin Hills, y posteriormente estudiados, catalogados y descritos por el científico George Willett, en 1937. Precisamente, Willett nombró a la especie Cymatioa cooki en honor a su descubridora.

Vale recordar que Willett estimó haber excavado y examinado alrededor de un millón de especímenes fósiles del mismo lugar, Baldwin Hills, en Los Ángeles, sin encontrar nunca a Cymatioa cooki. Tuvo que limitarse a realizar su trabajo en base a las nociones previas de Cook y a los especímenes que la coleccionista había descubierto. Precisamente, estos ejemplares hoy resguardados son los que permitieron verificar el nuevo hallazgo.

El carácter huidizo de esta almeja también complicó la tarea de Jeff Goddard, uno de los autores del nuevo estudio, publicado recientemente en la revista ZooKeys. Detectó y fotografió un primer ejemplar vivo en 2018, pero en un primer momento no lo recogió. Luego regresó para tomarlo y le fue imposible hallarlo, incluso en varias ocasiones.

Recién un año después, en 2019, pudo identificar nuevamente un ejemplar de Cymatioa cooki, para ahora sí recogerlo y continuar con una nueva etapa de la investigación. Sin embargo, la gran pregunta es: ¿qué hacen en esa zona de la costa estadounidense estas almejas, identificadas por primera vez como fósiles en un sitio arqueológico que tiene una antigüedad de entre 28.000 y 36.000 años?

Desde el Pleistoceno tardío hasta hoy

Estos moluscos son representantes de una época del Pleistoceno tardío, en el cual los niveles del mar llegaron mucho más hacia el interior de Estados Unidos, hasta zonas alejadas de la actual costa estadounidense. Aunque se ha demostrado que muchas especies de la familia Galeommatidae son comensales con otros invertebrados, los investigadores no han logrado determinar aún ninguna relación comensal específica para Cymatioa cooki.

Los científicos creen que las almejas pueden haber llegado a California como larvas planctónicas, transportadas desde el sur durante las olas de calor marinas de 2014 a 2016. Este fenómeno permitió que muchas especies marinas extendieran su distribución hacia el norte, incluidas varias documentadas específicamente en el área de Naples Point.

La tasa de crecimiento y la longevidad del animal podrían explicar por qué nadie había descubierto a esta almeja antes de 2018: la costa del Pacífico de Baja California tiene amplios campos de rocas intermareales, en los cuales Cymatioa cooki probablemente vive en estrecha asociación con animales que excavan debajo de estas rocas, concluyeron los investigadores.

Fuente: Tendencias21