DestacadaMedio Ambiente

Primates diminutos pueden sufrir más para adaptarse al cambio climático

Una nueva investigación basada en pequeños primates concluye que el tamaño puede representar desafíos adicionales para las especies a medida que el clima del planeta continúa cambiando.

En las montañas Soutpansberg de Sudáfrica, dos especies de primates estrechamente relacionadas se disputan el espacio. Uno es el galago mayor de cola gruesa (Otolemur crassicaudatus), también conocido como bushbaby, que es aproximadamente del tamaño de un gato grande y conocido por su grito agudo y aullante. El segundo primate, el galago menor del sur (Galago moholi), tiene orejas y ojos grandes y es lo suficientemente pequeño como para caber en la palma de la mano.

En el nuevo estudio, un equipo dirigido por la primatóloga de la Universidad de Colorado Boulder, Michelle Sauther, recurrió a estos animales para explorar una pregunta que se pasa por alto en la conservación: ¿Ser grande o pequeño cambia la forma en que un animal se adapta a temperaturas extremas?

“El tamaño del cuerpo realmente afecta a todo”, afirmó en un comunicado Sauther, profesora del Departamento de Antropología. “El tamaño que tengas afecta la historia de tu vida. Afecta cuando te reproduces. Afecta la duración de tu vida”.

Ella y sus colegas publicaron sus hallazgos recientemente en el International Journal of Primatology.

El estudio destaca la diversidad de ecosistemas salvajes en todo el Centro de Investigación Lajuma en las montañas Soutpansberg. En este paisaje brumoso abundan las plantas con flores y los líquenes, y las temperaturas anuales pueden variar desde casi cero grados en invierno hasta 100 grados Fahrenheit en verano.

Sauther y sus colegas partieron en plena noche para rastrear gálagos mayores y menores en las copas de los árboles. Descubrieron que tal vez no convenga ser pequeño. Los gálagos menores, a diferencia de sus primos mayores, parecían tener que cazar para alimentarse en todas las condiciones climáticas, incluso durante períodos muy calurosos o fríos, lo que les daba poco respiro ante las duras condiciones.

Para la primatóloga, el estudio es otro recordatorio de que los animales pequeños también necesitan protección.

“En conservación, tendemos a centrarnos mucho en los lémures, gorilas y chimpancés”, dijo en un comunicado. “Pero también tenemos que pensar en las implicaciones del cambio climático para estas especies más pequeñas y nocturnas, sobre las que la mayoría de la gente no sabe mucho”.

En la superficie, los gálagos mayores y menores parecen notablemente similares: ambos pasan su vida casi exclusivamente en los árboles y están activos durante la noche, cuando cazan insectos y lamen goma de mascar de las acacias. Pero si se mira un poco más de cerca, llegan las diferencias.

“Parece que estos pequeños han bebido 50 tazas de café. Están rebotando por todas partes”, dijo Sauther. “Los más grandes parecen simplemente sentarse ahí y mirarte”.

Para descubrir cómo estos animales se reparten los bosques de Lajuma, ella y sus colegas recorrieron los mismos senderos a través de la reserva durante 75 noches a lo largo de un año. Buscaron galagos iluminando los árboles con una luz roja para detectar ojos brillantes y luego observaron a los primates usando una cámara termográfica.

El grupo descubrió que los gálagos mayores tendían a estar despiertos y activos durante un clima más templado y rara vez estaban a temperaturas superiores a los 23 grados Celsius. Los gálagos menores, por el contrario, eran mucho más activos en climas cálidos y fríos. Se les podía ver saltando entre los árboles incluso cuando la temperatura subía a 23 grados Celsius o bajaba a menos de 4 grados Celsius.

Sauther sospecha que esta disparidad se reduce a una cosa: apetitos voraces.

Como muchos mamíferos pequeños, los gálagos menores, que pesan sólo 150 gramos, o menos que una lata de aluminio, tienen un metabolismo rápido. Eso significa que necesitan comer todo el tiempo. Los gálagos mayores, por el contrario, pueden almacenar más grasa corporal, por lo que pueden permitirse el lujo de descansar durante temperaturas extremas. Ambas especies también podrían tener dificultades para adaptarse a medida que Lajuma se vuelve aún más cálido, dijo Sauther. Señaló que ninguna de las especies de primates está actualmente reconocida como en peligro de extinción, pero enfrentan presiones crecientes debido a una variedad de factores, incluida la expansión de las redes de carreteras en Sudáfrica y el comercio de mascotas exóticas.

Fuente: europapress.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *