Noticyti

Los ratones escuchan ‘a escondidas’ las señales de las lágrimas de las ratas

Las lágrimas pueden no tener olor, pero estudios han demostrado que las proteínas en lágrimas actúan como señales de feromonas. Por ejemplo, las glándulas lacrimales de los ratones machos producen una proteína que hace que las hembras sean más receptivas al sexo.

Ahora, investigadores informan en un artículo que se publica este jueves en ‘Current Biology’ de que las lágrimas de rata contienen proteínas con funciones similares. El nuevo estudio también muestra que los roedores captan las proteínas de lágrimas de las ratas. La señal química parece incitar a los ratones al hecho de que los depredadores (es decir, las ratas) están cerca.

Los hallazgos proporcionan el primer ejemplo de “escuchas olfativas” en las comunicaciones entre presas y depredadores de mamíferos, dicen los investigadores. Dirigidos por Kazushige Touhara, en la Universidad de Tokio, Japón, habían descrito anteriormente una proteína de feromonas en lágrimas de ratón que llaman ESP1. En el nuevo trabajo, plantean la hipótesis de que las proteínas secretadas en el fluido lagrimal de un depredador (ratas) podrían desencadenar cambios de comportamiento en sus presas (ratones).

En primer lugar, identificaron un nuevo compuesto en el fluido lagrimal de las ratas, que denominan proteína 1 relacionada con la cistatina (CRP1). La proteína, producida por ratas macho, activa los receptores en el órgano vomeronasal de las ratas hembras, lo que les impulsa a detenerse. Como sospecharon los científicos, la proteína también activa los receptores en los órganos vomeronasales de los ratones.

Cuando los ratones detectan CRP1 de rata activan un circuito defensivo en el cerebro de los roedores. Como resultado, los ratones dejan de moverse a medida que disminuyen la temperatura corporal y la frecuencia cardiaca. El equipo de Touhara descubrió que múltiples receptores en el órgano vomeronasal del ratón detectan la proteína de la rata. Cuando los autores modificaron genéticamente ratones para bloquear la expresión de uno de esos receptores, los animales dejaron de responder a CRP1 de rata.

Comunicación entre depredadores y presas

“Nuestro estudio muestra que CRP1 de rata es una supuesta feromona sexual en ratas y que los ratones escuchan a escondidas la feromona de rata como una señal de depredador”, dice Touhara, agregando que la CRP1 es un miembro de la superfamilia de cistatina, un grupo mejor conocido por su papel en la inhibición de las enzimas que degradan las proteínas. Que un miembro de esta superfamilia sirva como señal química es una sorpresa, según los autores.

Los investigadores dicen que los estudios futuros explorarán cómo las señales vomeronasales derivadas de las ratas se codifican para producir comportamientos distintos en los ratones. El descubrimiento también abre una nueva vía para explorar la evolución de las comunicaciones entre depredadores y presas.

Fuente: Europa Press