Las plantas pueden “ver” bajo la tierra

Hace algunos años los científicos se sorprendieron al descubrir que los receptore de luz en las plantas no sólo estaban condensados en hojas, flores y tallos. También los hallaron en las raíces. La pregunta obvia desde entonces ha sido: ¿cómo pueden percibir la luz desde las raíces si están enterradas en un mundo obscuro?

Una respuesta ha llegado desde la Universidad Nacional de Seúl en Corea del Sur donde Hyo-Jun Lee y sus colegas llevaron a cabo un interesante experimento en el que utilizaron una planta conocida como Arabidopsis thaliana, pequeña, con flores, y miembro de la familia de la mostaza. El trabajo fue publicado en la revista Science Signaling que le dedicó la portada para resaltar el descubrimiento.

Los científicos notaron que efectivamente la luz viaja a través del tallo de las plantas y al llegar hasta los receptores de luz de las raíces, conocidos como fitocromos, se estimula la producción de una proteína (HY5) asociada al crecimiento de las raíces.

Para verificar que en efecto eran ondas de luz las que viajaban hasta las raíces y no sustancias químicas, los científicos jugaron a estimular la planta con sustancias como la sacarosa pero confirmaron que esto no se veía reflejado en crecimiento de las raíces.

“Se encontró que la luz roja se mueve más eficientemente a través de las plantas. Las largas longitudes de onda de dicha luz pueden ser favorables porque pueden viajar más lejos que las longitudes de onda azules y verdes más cortas”, comentó Lee a la revista New Scientist.

La razón por la que ni los humanos ni otros animales pueden percibir esta luz es porque su intensidad es demasiado baja. El hallazgo, según comentó Mike Haydon de la Universidad de Melbourne, Australia, a la misma revista es que la luz viaja mucho más rápido que las señales químicas.

En su trabajo los científicos coreanos advirtieron que hacen falta nuevos estudios para confirmar definitivamente su hallazgo. Aunque ensayaron y descartaron diferentes señales químicas que podrían estar sirviendo de puente entre los receptores de luz de hojas y tallo con las raíces, no descartan que existan otros intermediarios. Mientras se confirma o descarta esta conclusión, el trabajo recuerda que las plantas son organismos mucho más complejos de lo que la mayoría de personas asume.

Fuente: elespectador.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!