Las feromonas no son suficientes: extraño pez produce semen afrodisíaco para atraer a sus hembras

En la temporada de reproducción los machos de los hiperoartios (Hyperoartia), un pez llamado vulgarmente lamprea marina, atrae a las hembras fértiles con afrodisíacos en su semen, según una investigación publicada recientemente en PLoS ONE. Los científicos a cargo del estudio descubrieron que el esperma de los machos contiene la sustancia que, en caso de contacto con agua, atrae solo a las hembras fértiles, mientras que otros seres no reaccionan a ella.

Cómo los machos atraen a las hembras

El líquido seminal de los machos contiene una gran cantidad de sustancias que, entre otras cosas, sirven como nutrientes para los espermatozoides y garantizan su movilidad. Pero el semen también puede regular el comportamiento sexual y la fisiología de las mujeres. En algunas especies, que se caracterizan por la fertilización interna, el líquido seminal contiene antiafrodisíacos, los cuales desalientan a otros machos de hembras ya fertilizadas. Las sustancias del semen también pueden cambiar el comportamiento de las hembras para que dejen de aparearse y comiencen a poner huevos.

En especies con fertilización externa el fluido seminal, por el contrario, puede contener afrodisíacos que atraen a las hembras. Hasta el momento, científicos descubrieron solo dos de estas especies, el arenque del Pacífico (Clupea pallasii) y el pez llamado Rhodeus ocellatus. Sin embargo, no está claro qué sustancias sirven como afrodisíacos para las hembras de estos peces.

Los rituales masculinos de las lampreas

Recientemente, los biólogos marinos de la Universidad de Michigan y la Universidad del Océano de Shanghai sugirieron que hay al menos una especie más con afrodisíaco en el líquido seminal, la lamprea marina (Petromyzon marinus). En la temporada de reproducción, los machos de lamprea se juntan en un lugar donde construyen un nido y lo protegen de otros machos, liberando feromonas de las branquias y atrayendo a las hembras fértiles. Durante aproximadamente una semana, las hembras nadan periódicamente de un nido a otro y ponen allí sus huevos para que los machos los fertilicen. Después de eso, los individuos adultos mueren.

Según los autores del estudio, las feromonas de las branquias no son suficientes para motivar a las hembras a participar en tal maratón. Por eso los investigadores sugirieron que el líquido seminal de los machos contiene un afrodisíaco que atrae a las hembras. Supusieron que es espermina, una sustancia que se encuentra en el semen de los humanos y algunos animales. Se sabe que regula el comportamiento sexual de algunos peces óseos.

Para confirmar esa hipótesis, los científicos intentaron encontrar la espermina en el fluido seminal de las lampreas, así como en el caviar y el agua donde nadan esos peces. Resultó que la espermina solo se encuentra en la leche que contiene espermatozoides, y que ni hembras ni machos la emiten con la ayuda de las branquias.

Luego, los investigadores decidieron comprobar si la espermina realmente atrae a las hembras fértiles. Construyeron un laberinto con dos corredores llenos de agua corriente. Uno de ellos contenía cantidades muy pequeñas de espermina, pero aún así, las hembras fértiles lo preferían. Al mismo tiempo, la espermina no atraía a otras hembras y machos. Los científicos concluyeron que la leche de peces, que actúa como semen, contiene una cantidad notable de espermina, una feromona que puede atraer solo a las hembras listas para aparearse.

Anteriormente, científicos averiguaron que muchos de los genes que reparan una médula espinal lesionada en las lampreas también están activos en la reparación del sistema nervioso periférico en mamíferos. Este descubrimiento es significativo porque muestra la posibilidad de que los genes iguales o similares puedan usarse para mejorar la reparación de la médula espinal en otros animales y quizás, eventualmente, conduzcan a desarrollos terapéuticos para los humanos.

Fuente: nmas1.org

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!