La tortuga más longeva del mundo tiene 190 años

Jonathan ostenta el Guinness World Record por ser el animal terrestre vivo más longevo del mundo

La esperanza de vida de un ser humano suele estar entre los 78 y los 83 años. De sobra es conocido que las tortugas son una de las especies más longevas de la Tierra. Sin embargo, Jonathan, un ejemplar de la isla de Santa Elena, perteneciente al Reino Unido, ha superado todos los récords llegando a cumplir 190 años.

Esta tortuga ha sido nombrada por Guinness World Records como el «animal terrestre vivo más longevo del mundo». Y es que el pasado mes de enero Jonathan cumplió casi dos siglos de vida, convirtiéndose en la tortuga más vieja y viva de la historia documentada.

El título oficial que le ha otorgado Guinness World Records es el del «quelonio más antiguo», que es la categoría que engloba a todas las tortugas: terrestres y de agua dulce. La anterior tortuga que ostentaba el título era Tu’i Malila, un quelonio radiado que vivió 188 años y murió en Tonga, donde la cuidaba la familia real, en 1965. Este es Jonathan.

Historia de la tortuga Jonathan

En primer lugar, la edad de la tortuga más longeva del mundo es estimada. Se cree que Jonathan nació hacia 1832, por lo que en 2022 habría cumplido 190 años. Esta edad estimada se basa en el hecho de que el animal era completamente maduro cuando llegó a Santa Elena desde las islas Seychelles en 1882. Una tortuga es considerada madura con 50 años, por lo que es posible que Jonathan sea incluso más mayor.

Además, esta teoría de los 190 años se vio reforzada cuando se descubrió una fotografía tomada entre 1882 y 1886 en la que aparecía Jonathan en el jardín de Plantation House, la casa del gobernador de Santa Elena. Esta es la residencia donde Jonathan ha pasado la mayor parte de su vida.

Desde entonces, la tortuga ha visto pasar a 31 gobernadores por dicha casa, además de vivir acontecimientos famosos como: la invención del teléfono y la luz, la construcción de la Torre Eiffel o las dos guerras mundiales. Además, ahora Jonathan no vive solo, sino que le acompañan otras tres tortugas gigantes: David, Emma y Fred.

Cómo es la vida de Jonathan

Jonathan se dedica, a día de hoy, a dormir, comer y aparearse. «Ha superado satisfactoriamente el invierno», comentan desde el Gobierno de Santa Elena. Sin embargo, la vista y el olfato están empezando a fallarle a la tortuga más longeva.

Por otra parte, Jonathan oye perfectamente. «Le encanta estar en compañía de los humanos, y responde bien a la voz de su veterinario», comentan. Por otra parte, la libido del animal no ha mermado a pesar de sus 190 años. «e le ve con frecuencia aparearse con Emma y a veces con Fred», comenta su veterinario.

Asimismo, Jonathan también disfruta comiendo, sobre todo col, pepino, zanahoria, manzana y, en especial, el plátano y la lechuga.

Fuente: lasexta.com