El verdadero reno de nariz roja se enfrenta a las amenazas del cambio climático

En la parte superior del globo terráqueo, en el archipiélago ártico canadiense, cerca del Polo Norte, una delgada capa de tierra por encima del permafrost se descongela por solo tres meses al año. Cuando lo hace, la tundra irrumpe en flor. Las flores son la comida de verano favoritas del caribú de Peary, Rangifer tarandus pearyi, una pequeña subespecie barbuda de renos. Con sus narices manchadas de rojo por las flores de la saxifraga púrpura, se convierten en verdaderos renos de nariz roja en el verano. Pero la búsqueda de alimento bajo el sol de medianoche del verano es un lujo de corta duración. Encontrar comida en invierno ha sido siempre más duro y el cambio climático está haciendo el problema peor.

En el Ártico, el clima cambia dos veces más rápido que el promedio mundial. A medida que los inviernos se hacen más cálidos y más húmedos, la precipitación que cae como lluvia y luego se congela en el suelo está atrapando, cada vez más, la comida de los animales por debajo de una corteza de hielo. Además, la disminución del hielo marino está dificultando su capacidad para moverse de isla en isla para encontrar suficiente comida. Frente a una miríada de otros desafíos ecológicos, estos cambios ambientales están ejerciendo una presión considerable sobre el caribú. Pero los últimos hallazgos científicos informan los esfuerzos de conservación y proporcionan algunas razones para ser optimistas sobre su futuro.

Es difícil seguir con precisión el número de caribús de Peary en los vastos tramos del norte de Canadá. De los datos fragmentarios que existen, los científicos estiman que 13 mil 200 caribús adultos ahora vagan por el archipiélago ártico. Eso es más que la estimación de 1996 de 5 mil 400 individuos, un punto bajo atribuido a las muertes invernales debido a la inusual nieve profunda y a la escasez de alimentos debido al hielo. Sin embargo, las cifras actuales son todavía inferiores a las 22 mil que se estimaban en 1987. Y aunque un reciente y modesto aumento de las cifras llevó al Comité sobre la Situación de las Fauna Silvestre en Peligro en Canadá a sugerir que el listado de los caribús de Peary pasara de en peligro a amenazado en 2015, los científicos están preocupados porque las poblaciones podrían no ser capaces de reponerse a las cantidades históricas si el medio ambiente cambia demasiado.

Un patrón climático particular está congelando los recursos del caribú de Peary. El reno puede buscar muy bien su alimento en la nieve, siempre que no sea demasiado profunda, olfateando a través del polvo para llegar a la vegetación subyacente. Pero a medida que el Ártico se calienta, la precipitación toma cada vez más la forma de lluvia. Cuando la lluvia cae sobre la nieve en el invierno del Alto Ártico, crea una situación pegajosa que rápidamente se congela y solidifica. El hielo que se forma en la superficie de la nieve empapada o en capas inferiores puede impedir que el caribú de Peary acceda a las plantas que necesita para sobrevivir.

Incluso si los animales sobreviven a estos difíciles eventos de congelación encontrando alimentos alternativos, o moviéndose a otra parte, estas alteraciones en la ingesta dietética pueden tener consecuencias en la temporada de cría. “Las hembras necesitan un cierto nivel de grasa para reproducirse en la primavera”, dice Cheryl Johnson, funcionaria de Ambiente y Cambio Climático Cánada, la agencia de ciencia ambiental del país. Durante los inviernos particularmente duros, con nieve profunda o lluvia en la nieve seguida de la formación de hielo, el número de terneros de caribús de Peary observados en la primavera siguiente podría llegar a cero.

Los científicos han debatido durante mucho tiempo el impacto de estas lluvias sobre la nieve y los sucesivos eventos de hielo en el Rangifer tarandus, la especie llamada caribú en Norteamérica y reno en Europa y Asia. En 2010, Nicholas Tyler, investigador de renos en el Centro de Estudios Sami en la Universidad de Tromsø en Noruega, publicó un análisis de todos los datos disponibles para lluvia sobre nieve eventos en América del Norte y Eurasia. Encontró poca evidencia de que la lluvia en la nieve sea universalmente grave para los caribús y los renos. Es una idea que con el tiempo, dice, logró entre los investigadores un estatus mítico basado en lo que él llama “interpretación entusiasta de los datos de campo a veces escasos”. Él dice que la lluvia en la nieve puede ser importante en algunas poblaciones en algún momento, pero no en todas las poblaciones todo el tiempo.

Ahora, sin embargo, los avances en el análisis de datos de la teledetección están permitiendo una mirada más rigurosa de cómo la lluvia sobre la nieve y la formación de hielo afecta a los renos. Anteriormente, nadie había examinado si los eventos de lluvia sobre nieve se habían hecho más frecuentes en el Alto Ártico de Canadá, explica Johnson. Así, ella y sus colegas de la NASA y de las universidades canadienses de Quebec y Ontario utilizaron datos satelitales para detectar y cuantificar la lluvia sobre nieve y los eventos de hielo en 18 islas del Alto Ártico. A continuación, evaluaron la concordancia entre esas cifras y los números de caribús. Uno de los colaboradores de Johnson, el experto en teleobservación Alexandre Langlois, de la Universidad de Sherbrooke, señala que los eventos de lluvia sobre nieve y hielo pueden ser detectados usando datos de radiografía pasiva de microondas recogidos por satélites que observan la Tierra desde 1979.

¿Cómo pueden los satélites detectar fenómenos a nivel del suelo? “Todo lo que tiene temperatura emite energía térmica”, explica Langlois. El suelo emite radiación de microondas y la nieve dispersa la señal. “Pero cuando se añade el agua de la lluvia, cambia completamente el patrón”, dice. Los algoritmos computacionales desarrollados por Langlois con su colega de la Universidad de Sherbrooke, Caroline Dolant, y otros, ahora pueden detectar los períodos de lluvia, períodos de fusión y patrones de hielo cuando el satélite pasa dos veces al día. Estos datos proporcionan casi cuatro décadas de cobertura para el archipiélago ártico canadiense, que, aunque limitado por el registro climático, es “una de las series satelitales más antiguas disponibles”, dice Langlois.

Examinando los datos de microondas, Johnson y sus colegas encontraron una señal clara de que la lluvia sobre la nieve y los eventos de hielo han aumentado en frecuencia desde 1979. Las áreas con aumentos de lluvia sobre nieve en invierno coincidió con áreas con disminuciones en los números de caribú el verano siguiente, aunque no está claro si las disminuciones de caribú reflejan la mortalidad o la emigración a otras áreas fuera del rango supervisado. Sin embargo, “si podemos entender dónde ocurren estos eventos, la frecuencia de esa ocurrencia y cómo espacialmente puede cambiar con el tiempo, entonces podemos evaluar qué áreas son menos riesgosas”, dice Johnson. El siguiente paso es generar mapas con datos de escala más precisos que puedan ayudar a los encargados de la conservación a concentrar sus esfuerzos en la reducción de la lluvia en las áreas de nieve y hielo donde el caribú de Peary tiene más probabilidades de prosperar.

Sin embargo, la lluvia en la nieve y la formación de hielo no son los únicos retos del caribú de Peary. A pesar de que estos renos carecen de aletas y otros rasgos asociados con criaturas oceánicas como las ballenas, los caribús de Peary son mamíferos marinos. Durante siglos han caminado de isla en isla a través del hielo marino en busca de comida. Ahora que el hielo marino está desapareciendo, se forma más tarde y se descongela más temprano cada año, las carreteras entre las islas del caribú se están desvaneciendo.

Además de evitar que el caribú llegue a fuentes de alimento, la pérdida de las carreteras de hielo podría poner en peligro a los animales de otra manera. Un nuevo estudio publicado en 2016 en Biology Letters por la estudiante de doctorado Deborah Jenkins de la Universidad de Trent y sus colaboradores, analizaron las muestras de tejidos, cuernos y heces del caribú de Peary recolectadas en el archipiélago ártico canadiense. Combinando el análisis genético con la teledetección y las proyecciones del cambio climático, encontraron evidencia de que en el archipiélago ártico el caribú de Peary ya tiene menos flujo de genes entre las poblaciones que el caribú continental (una subespecie diferente) en el continente ártico inferior. Los autores predicen que la reducción de puentes entre islas en el futuro limitará aún más el flujo de genes del caribú de Peary porque las poblaciones aisladas tienen menos oportunidades de cruzarse.

Pero Johnson dice que se necesita mucho más trabajo para entender dónde, cuándo y cuántos caribús de Peary cruzan el hielo marino para determinar lo que la pérdida de ese hielo puede significar. Pero no solo la pérdida de hielo marino puede afectar los cruces del caribú de Peary: a medida que las aguas del Ártico se abren, el tráfico marítimo está aumentando, con efectos desconocidos en estos animales.

El cambio climático es solo uno de una multitud de factores que afectan a los números del caribú de Peary. Las fluctuaciones en el tamaño de la población de lobos depredadores y osos polares, así como las interacciones todavía mal entendidas con bueyes almizcleros herbívoros que pueden competir por comida similar, también podrían afectar a este pequeño reno. En este punto, nadie está seguro de si el aumento actual en los números de caribú de Peary es parte del ciclo natural de las cosas, dice Johnson. En su investigación, Johnson colabora estrechamente con miembros de la comunidad Inuit y el conocimiento indígena se ha integrado en cada aspecto de su investigación, que pasa por ayudar a desarrollar hipótesis para cartografiar el hábitat del caribú e identificar dónde y cuándo cruzan el hielo. “Sin su conocimiento tendríamos muy, muy poca información”, observa Johnson. El conocimiento indígena, explica, sugiere que los números del caribú de Peary siempre han fluctuado brúscamente a través del tiempo. Los números bajos actuales pueden ser parte de un ciclo natural de muy largo plazo que eventualmente conducirá a un mayor número.

La investigadora de caribú, Micheline Manseau, de la agencia gubernamental Parks Canada, comparte el prudente optimismo de Johnson sobre el destino del caribú de Peary. Incluso con la prevista pérdida eventual de la mayoría del hielo marino, no es la primera vez en su historia evolutiva que estos caribús han tenido que cambiar sus patrones de movimiento. Hay evidencia de que algunas poblaciones de Peary han pasado por cuellos de botella genéticos en el pasado. Manseau sospecha que la criatura será capaz de prosperar en las islas más grandes, que pueden ser más del doble del tamaño de Maine.

Otra evidencia apoya esta perspectiva esperanzadora para el renacimiento diminuto del reno nariz roja de Canadá. La datación de carbono de heces antiguas sugiere que los renos de Svalbard de Noruega, que son similares en muchos sentidos a sus primos canadienses, llegaron a su ahora aislado archipiélago ártico hace 5 mil años. Cruzando el hielo marino de Eurasia, y quedando atrapados allí algún tiempo después, los renos de Svalbard son una “prueba viviente”, dice Tyler, “de que estas poblaciones insulares pueden existir por mucho tiempo”.

Fuente: scientificamerican.com

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!