El iceberg gigante A68a devastará el tesoro marino de Georgia del Sur

El British Antarctic Survey (BAS) da ya por hecho que el iceberg gigante A68a va a causar estragos en el valioso ecosistema marino de la isla de Georgia del Sur, adonde su deriva le dirige.

El enorme iceberg, que se separó de la plataforma de hielo Larsen C de la Antártida en 2017, ahora mide 140 kilómetros y tiene una superficie de 3.900 kilómetros cuadrados. El mes próximo se pondrá en marcha una misión de investigación para determinar el impacto en el entorno costero de Georgia del Sur, donde acabará atrapado. Ahora, el iceberg dista ya solo 75 kilómetros.

Imágenes recientes capturadas desde el aire por la Royal Air Force (RAF) muestran que el iceberg se está rompiendo. El equipo investigará el impacto del agua dulce del derretimiento del hielo en una región del océano que alberga colonias de pingüinos, focas y ballenas. Estas aguas también albergan algunas de las pesquerías gestionadas de forma más sostenible del mundo.

Se desplegarán planeadores robóticos submarinos desde el barco de investigación NOC RRS James Cook, que zarpa de las Islas Malvinas hacia el iceberg a finales de enero. Pasarán casi cuatro meses recolectando mediciones de salinidad, temperatura y clorofila del agua de mar de lados opuestos del iceberg. El equipo también medirá cuánto plancton hay en el agua y comparará sus hallazgos con estudios oceanográficos y de vida silvestre a largo plazo en Georgia del Sur y la cercana Isla Bird.

Las aguas alrededor de Georgia del Sur son reconocidas como uno de los lugares biológicamente más ricos del planeta con más especies marinas descritas que las Galápagos, y es una de las Áreas Marinas Protegidas más grandes del mundo. El iceberg, si se posa cerca de la isla, representa un riesgo para los pingüinos y las focas durante la temporada de reproducción.

El profesor Geraint Tarling, ecologista del British Antarctic Survey, dice en un comunicado: «El iceberg va a causar devastación en el fondo marino al rastrear las comunidades de esponjas, estrellas quebradizas, gusanos y erizos de mar en el fondo del mar, disminuyendo así la biodiversidad. Estas comunidades ayudan a almacenar grandes cantidades de carbono en sus tejidos corporales y sedimentos circundantes. La destrucción por el iceberg liberará este carbono almacenado de nuevo al agua y, potencialmente, a la atmósfera, lo que sería un impacto negativo adicional».

«Sin embargo, aunque estamos interesados en los efectos de la nueva llegada de la A-68a a Georgia del Sur, no todos los impactos a lo largo de su trayectoria son negativos. Por ejemplo, cuando viajan a través del océano abierto, los icebergs arrojan enormes cantidades de polvo mineral que fertilizarán el plancton oceánico que los rodea, y esto los beneficiará y ascenderá en cascada en la cadena alimentaria».

Fuente: europapress.es