Diplomoceras máximum, el extraño animal con forma de clip que vivía hasta 200 años

Existió hace 68 millones de años y vivía en la Antártida. Parecido al calamar, tenía tentáculos y una concha distintiva en forma de clip

Una criatura parecida a un calamar que existió hace 68 millones de años y cuyo caparazón de 1,5 metros de largo se parecía a un clip podría haber tenido una vida útil de 200 años, dijeron los investigadores.

El animal, cuyo nombre científico es Diplomoceras maximum (D. maximum), era una amonita, un subgrupo de cefalópodos extintos.

Diplomoceras maximum vivió hace unos 68 millones de años, por lo que era contemporáneo del Tyrannosaurus rex . Era una amonita, un grupo ahora extinto de cefalópodos con tentáculos , y tenía una concha distintiva en forma de clip.

“Es difícil no quedar fascinado, es tan alto como yo», le dijo Linda Ivany de la Universidad de Syracuse, Nueva York, al sitio New Scientist.

Vivía alrededor de la Antártida, donde debió ser difícil conseguir comida durante el largo y oscuro invierno. Alternativamente, una larga vida útil podría haber sido una adaptación para maximizar las posibilidades de reproducirse con éxito en un entorno tan desafiante.

La forma inusual de la concha de D. maximum hace que sea difícil desentrañar su biología, pero Ivany y su colega, Emily Artruc, descubrieron indicios de que podrían haber tenido vidas muy largas. La evidencia proviene de firmas químicas encerradas en muestras tomadas a intervalos regulares a lo largo de una sección de 50 centímetros de largo de Diplomoceras maximum.

El cálculo de edad de esta extraña criatura se basó en el estudio de Ivany y Artruc, que examinaron los isótopos de carbono y oxígeno a lo largo de la capa y encontraron un patrón repetido en las firmas isotópicas que sospechan refleja la liberación anual de metano del fondo del mar, según cuenta la nota de New Scientist.

Este patrón anual coincidía con las costillas, perpendiculares a la longitud de la concha. Esto sugiere que D. maximum agregó una nueva costilla a su caparazón cada año. “Estas conchas crecen por acreción, agregando un nuevo incremento anualmente”, afirmó Ivany.

Dado que un caparazón de 1,5 metros de largo contiene muchas docenas de costillas, eso lleva a una conclusión obvia. “El único escenario que parece funcionar es hacer que esto tenga 200 años”, dice Ivany, quien presentó la investigación en una reunión en línea de la Sociedad Geológica de América la semana pasada .

A primera vista, un marisco de 200 años puede parecer poco notable, dado que algunos mariscos modernos pueden vivir más del doble de tiempo . Pero D. maximum era un cefalópodo, y todos los cefalópodos modernos viven rápido y mueren jóvenes.

Los pulpos y los calamares, incluso las formas gigantes , no viven más de unos 5 años. Los nautilus , cefalópodos con cáscara, pueden sobrevivir hasta los veinte años. “Estos no son centenarios”, dice Ivany.

De cualquier manera, la nueva evidencia de la duración de la vida conducirá a una comprensión más profunda del estilo de vida del clip viviente, dice Ivany. «Si sabes algo sobre la vida útil de un organismo, aprendes mucho sobre su ecología».

Fuente: clarín.com