Detectan animales nunca vistos en una selva hondureña (Fotos)

1 Los científicos que se desplazaron a la Mosquitia entre el 14 y el 25 de febrero de 2017 realizaron tres redescubrimientos destacables: la serpiente coral (‘Rhinobothryum bovallii’) que no se veía en Honduras desde 1965, el murciélago (‘Phylloderma stenops’) que se vio por última vez en Honduras en los años cuarenta y el escarabajo tigre (‘Odontochila nicaragüense’) que se creía extinto y había sido registrado únicamente en Nicaragua. Además, los investigadores catalogaron un pez desconocido en todo el planeta (‘Poecilia sp’).

2 Se documentaron 246 especies de lepidópteros (mariposas y polillas; 86 especies diurnas y 160 especies nocturnas grandes). Quince de ellas nunca se habían registrado en Honduras “pese a que muchas mariposas son grandes y llamativas y no se pasan por alto fácilmente”, aseguran los científicos en el informe de la expedición. ‘Morpho menelaus amathonte’, ‘Caerois gerdrudtus’ y ‘Prepona dexamenus’ son las más destacadas. Los investigadores encontraron una gran tarántula alrededor del campamento: ‘Sericopelma melanotarsum’ (este animal solo se había encontrado en Nicaragua). En la imagen, una de las mariposas más grandes de la tierra (‘Morpho helenor’). Sus alas miden entre 12 y 20 centímetros y es de las más buscada por los coleccionistas.

3 Los investigadores documentaron 40 especies de micromamíferos; 30 murciélagos y diez roedores. 14 pequeños mamíferos (el 35%), son muy importantes para la conservación del ecosistema (por ser indicadores del calidad del hábitat propias de los bosques bien conservados). La presencia del murciélago ‘Chiroderma trinitatum’ fue registrada por primera vez en esta zona y se confirma la existencia de ‘Hylonycteris underwoodi’, considerada en peligro de extinción. En este estudio el murciélago de la imagen, ‘Phylloderma stenops’ se redescubre en Honduras después de más de 75 años sin haber sido visto. Esta especie vive cerca de arroyos donde se alimenta de frutas e insectos. El estudio revela que hay 111 clases de murciélagos identificadas en Honduras.

4 Una comunidad de mamíferos autóctonos de gran tamaño es uno de los mejores indicadores del estado de conservación de un ecosistema. Los investigadores registraron 30 especies de mamíferos de tamaño mediano y grande. El informe asegura que el área de estudio es un refugio para especies que son extremadamente vulnerables a la caza excesiva. Los animales que más abundan son los jabalíes. La abundancia de especies de cacería como el venado colorado, el venado cola blanca, la danta, la guardiola y el sahino es un indicador de que la intensidad de caza es extremadamente baja. La comunidad completa de herbívoros autóctonos registrados sostiene a los principales carnívoros sin competencia humana. La comunidad completa de carnívoros incluye ‘Mustelidae’, ‘Procyonidae’ y las cinco especies de felinos que se encuentran en la región (tigre, león, tigrillo, manigordo y yaguarundi). Además se observaron las tres especies de primates que esperaban encontrar, las especies arbóreas como mico león. cacomistle y la nutria evidencian el buen estado de conservación de la zona.

5 Los investigadores detectaron 198 especies de aves; 28 no se habían documentado nunca. Seis animales de la zona están en la Lista Roja de la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (UICN) como casi amenazadas, dos especies vulnerables y un ave en peligro de extinción: el guacamayo verde mayor que se observa en la imagen. “Se cree que quedan menos de 2.500 guacamayos verde mayor adultos en la tierra”, apuntan los investigadores en el informe de la expedición.

6 Los científicos encontraron un total de 57 especies; 22 anfibios y 35 reptiles. Los expertos aseguran que las cifras confirman una gran diversidad considerando el corto período del muestreo (11 días). Los investigadores redescubrieron a la serpiente Rhinobothryum bovallii, una especie que no se había registrado ni en Honduras ni en Centroamérica desde 1965. También hallaron la rana de cristal ‘Teratohyla spinosa’ a 290 metros a nivel del mar, un hecho nada habitual. Se registraron 8 nuevas especies en la Reserva del Hombre y Biosfera del Río Plátano. Varias especies encontradas se han visto rara vez en Honduras.

7 Los científicos encontraron 13 especies de peces, que representan el espectro completo de los animales autóctonos que esperaban encontrar y la ausencia de especies invasoras como ‘Plecostomus’ y Tilapia que se encuentran en muchas cuencas hondureñas. Además, los investigadores encontraron una nueva especie de Poecilia (pez actinopeterigio de agua dulce) que están estudiando porque creen que no está registrado en ningún ecosistema terrestre.

8 Los naturalistas estudiaron las plantas con flores y frutos. Identificaron 183 especies de 68 familias. Registraron 14 especies amenazadas y 10 plantas que están en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). La palmera ‘Reinhardtia gracilis’, y el helecho ‘Adiantum pulverulentum’ están en peligro de extinción. Hay seis especies documentadas que son raras en la Mosquitia y 20 especies con poca presencia en América Latina.

9 Los resultados de la evaluación biológica muestran que el área de La Mosquitia tiene una biodiversidad muy rica con multitud de especies raras y amenazadas. Los 12 científicos que acudieron a la zona entre el 14 y el 25 de febrero de 2017 presentes en la fotografía aseguran en su informe que “es una de las pocas zonas que quedan en Centroamérica donde los procesos ecológicos y evolutivos permanecen intactos”.

Fuente: elpais.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!