Descubren que organismos invertebrados han sobrevivido en el Gran Parche de Basura del Pacífico

Los investigadores detallan que con los materiales recolectados y analizados identificaron 484 organismos de invertebrados marinos, los que representan 46 especies diferentes. “Fue sorprendente ver la frecuencia de las especies costeras. Estaban en el 70% de los escombros que encontramos”, dijo Linsey Haram, autora principal del estudio

Los científicos han encontrado comunidades prósperas de criaturas costeras, incluidos pequeños cangrejos y anémonas, que viven a miles de millas de su hogar original en desechos plásticos en el Gran Parche de Basura del Pacífico, un remolino de basura de 620,000 millas cuadradas en el océano entre California y Hawai.

En un nuevo estudio publicado en la revista Nature Ecology & Evolution el lunes, un equipo de investigadores reveló que docenas de especies de organismos invertebrados costeros han podido sobrevivir y reproducirse en basura plástica que ha estado flotando en el océano durante años.

Los científicos dijeron que los hallazgos sugieren que la contaminación plástica en el océano podría estar permitiendo la creación de nuevos ecosistemas flotantes de especies que normalmente no pueden sobrevivir en el océano abierto.

Anémonas agregadas costeras encontradas en un fragmento de plástico flotante negro recolectado en el parche de basura. Cortesía de Linsey Haram/Instituto Smithsoniano

A diferencia del material orgánico que se descompone y se hunde en meses o, como máximo, en unos pocos años, los desechos plásticos pueden flotar en los océanos durante mucho más tiempo, lo que brinda a las criaturas la oportunidad de sobrevivir y reproducirse en mar abierto durante años.

“Fue sorprendente ver la frecuencia de las especies costeras. Estaban en el 70% de los escombros que encontramos”, dijo a CNN Linsey Haram, investigadora científica del Instituto Nacional de Alimentos y Agricultura y autora principal del estudio.

Haram y sus colegas examinaron 105 artículos de plástico extraídos de la Gran Parche de Basura del Pacífico entre noviembre de 2018 y enero de 2019. Identificaron 484 organismos de invertebrados marinos en los escombros, lo que representa 46 especies diferentes, de las cuales el 80 % se encuentran normalmente en hábitats costeros.

“Un gran porcentaje de la diversidad que encontramos eran especies costeras y no las especies pelágicas nativas de mar abierto que esperábamos encontrar en gran medida”, dijo Haram.

Todavía encontraron muchas especies de océano abierto, agregó Haram. “En dos tercios de los escombros, encontramos a ambas comunidades juntas (…) compitiendo por el espacio, pero muy probablemente interactuando de otras maneras”.

Anémonas costeras encontradas junto a percebes cuello de cisne pelágicos (océano abierto) y briozoos pelágicos en una caja de pescado abandonada recuperada del Giro Subtropical del Pacífico Norte. Cortesía de Linsey Haram/Instituto Smithsoniano.

Haram dijo que las consecuencias de la introducción de nuevas especies en las áreas remotas del océano aún no se comprenden completamente.

“Es probable que haya competencia por el espacio, porque el espacio es muy escaso en el océano abierto, es probable que haya competencia por los recursos alimentarios, pero también pueden estar devorándose unos a otros. Es difícil saber exactamente qué está pasando, pero hemos visto evidencia de que algunas de las anémonas costeras se alimentan de especies de mar abierto, por lo que sabemos que hay algo de depredación entre las dos comunidades”, dijo.

No está claro cómo llegan exactamente las criaturas al océano abierto y cómo sobreviven allí. Se desconoce si, por ejemplo, simplemente estaban dando un paseo en una pieza de plástico a la que se unieron en la costa, o si fueron capaces de colonizar nuevos objetos una vez que estaban en el océano abierto.

Océanos de plástico

El Gran Parche de Basura del Pacífico, que tiene el doble del tamaño de Texas, es la mayor acumulación de plástico oceánico en el mundo.

El parche está delimitado por un enorme giro, el más grande de cinco enormes corrientes circulares giratorias en los océanos del mundo que atraen la basura hacia el centro y la atrapan allí, creando un vórtice de basura.

Sin embargo, es un error pensar en el Gran Parche de Basura del Pacífico como una isla de basura, le dijo a CNN Matthias Egger, jefe de asuntos ambientales y sociales de The Ocean Cleanup, una organización sin fines de lucro que desarrolla tecnologías para eliminar el plástico de los océanos.

“Si estás ahí fuera, lo que ves es un océano azul prístino”, dijo Egger, quien ayudó en la investigación de Haram recolectando las muestras en el parche, pescándolas con una red.

“Puedes pensar en ello como el cielo nocturno. Si miras hacia arriba por la noche, ves todos esos puntos blancos, eso es esencialmente lo que ves en el parche de basura. No es tan denso, pero hay muchos de ellos… por ahí, empiezas a ver más y más plástico cuanto más miras”, dijo.

La iniciativa Ocean Cleanup estima que hay alrededor de 1,8 billones de piezas de plástico en el parche que pesan unas 80.000 toneladas. La mayoría del plástico encontrado en el parche proviene de la industria pesquera, mientras que entre el 10 % y el 20 % del volumen total se remonta al tsunami japonés de 2011.

Una bolsa de plásticos y escombros recolectados en el Gran Parche de Basura del Pacífico se descarga en Sausalito, California, en julio de 2022. Eric Risberg/AP

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el mundo produce alrededor de 460 millones de toneladas de plástico al año, una cifra que —sin medidas urgentes— se triplicará para 2060.

A nivel mundial, solo alrededor del 9% de los desechos plásticos se reciclan, según el PNUMA. Hasta el 22% de todos los desechos plásticos se manejan mal y terminan como basura, y grandes cantidades finalmente llegan a los océanos.

Los científicos han advertido que ha habido un aumento “rápido y sin precedentes” en la contaminación plástica del océano desde 2005.

“El problema se hace cada vez más grande por minutos”, dijo Egger. “Vemos tortugas que están enredadas en redes de pesca fantasmas. A veces son incluso cadáveres de tortugas. Vemos ingestión de fragmentos de plástico. Luego también están los contaminantes, los productos químicos”.

The Ocean Cleanup ha construido un enorme sistema de recolección de basura, una barrera en forma de U con una falda en forma de red que cuelga debajo de la superficie del agua. Se mueve con la corriente y recoge los plásticos que se mueven más rápido a medida que pasan flotando.

“Queremos investigar cuál es el impacto en la vida marina. Y una vez que sepamos con certeza que es seguro y beneficia al medio ambiente, entonces queremos ampliarlo”, dijo Egger.

Pero la limpieza es solo una parte de la solución. Un estudio publicado el mes pasado dijo que sin una acción política urgente, la tasa a la que los plásticos ingresan a los océanos podría aumentar alrededor de 2,6 veces entre ahora y 2040.

La Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente aprobó una resolución histórica el año pasado para poner fin a la contaminación plástica y crear el primer tratado global sobre contaminación plástica del mundo para 2024, un acuerdo legalmente vinculante que abordaría el ciclo de vida completo del plástico, desde su producción y diseño hasta su eliminación.

Fuente: futuro360.com