Científicos en Colombia creen que los hipopótamos de Pablo Escobar son una “bomba de tiempo”

Pablo Escobar es un nombre que Colombia ha estado tratando de olvidar durante los últimos 30 años.

Uno de los criminales más notorios de todos los tiempos, fue el fundador del notorio cartel de la droga de Medellín en la década de 1980 y una vez se creyó que era uno de los hombres más ricos del mundo.

Escobar también es recordado por sus reacciones violentas a las fuerzas del orden en Colombia, que incluyeron secuestros, atentados con bombas y asesinatos indiscriminados.

Pero el capo de la cocaína es responsable de lo que los científicos llaman una bomba de tiempo ecológica.

Un grupo de hipopótamos originalmente importados por Escobar a su zoológico privado hace décadas se ha multiplicado y, según los científicos, ahora se están extendiendo por una de las principales vías fluviales del país: el río Magdalena.

En un estudio publicado en la revista Biological Conservation el 17 de enero, un equipo de científicos sostiene que sacrificar a los animales es la única forma de mitigar su impacto ambiental.

«Es obvio que sentimos lástima por estos animales, pero como científicos debemos ser honestos», dijo a la BBC la bióloga colombiana Nataly Castelblanco, una de las autoras del estudio.

«Los hipopótamos son una especie invasora en Colombia y si no matamos a una parte de su población ahora, la situación podría estar fuera de control en tan solo 10 o 20 años».

Problema creciente

El surgimiento de los llamados «hipopótamos de la cocaína» está directamente relacionado con el asesinato de Pablo Escobar por las fuerzas de seguridad colombianas en 1993.

Después de su muerte, las autoridades confiscaron Hacienda Nápoles, su propiedad de lujo a unos 250 kilómetros al noroeste de la capital colombiana, Bogotá.

Desmantelaron su zoológico privado, aunque más tarde se convertiría en parte de un popular parque temático.

Los animales de Hacienda Nápoles se distribuyeron inicialmente a los zoológicos de todo el país. Pero no los hipopótamos.

«Logísticamente era difícil moverlos, por lo que las autoridades simplemente los dejaron allí, probablemente pensando que los animales morirían», dice Castelblanco.

En cambio, prosperaron.

A lo largo de los años, los científicos han tratado de calcular cuántos hipopótamos viven en las vías fluviales de Colombia. Las estimaciones oscilan entre 80 y 120 animales.

«Es la manada de hipopótamos más grande fuera de África, que es su región nativa», explica a la BBC el veterinario y conservacionista Carlos Valderrama.

Y se proyecta que los números solo aumentarán. Castelblanco y sus compañeros dicen que, sin sacrificarlos, la población de mamíferos llegará a más de 1.400 especímenes en 2034, todos ellos descendientes del grupo original de un macho y tres hembras.

En el estudio, vislumbraron un escenario ideal en el que 30 animales deben ser sacrificados o castrados cada año para que eso no suceda.

Pero, ¿por qué estos hipopótamos son un problema?

Castelblanco explica que los «hipopótamos de la cocaína» han aprovechado una oportunidad evolutiva.

No tienen depredadores naturales en América del Sur, los leones y cocodrilos que normalmente se darían un festín con sus crías.

Eso significa que los hipopótamos pueden reproducirse mucho más fácilmente.

El crecimiento de la población también se ve facilitado por el clima: en África, está controlado por sequías que no ocurren en Colombia.

De hecho, las condiciones en su hogar sudamericano parecen tan ideales para los hipopótamos que incluso parecen madurar antes.

«Los estudios muestran que estos hipopótamos comienzan a reproducirse a edades más tempranas que sus parientes africanos», dice Castelblanco.

Los científicos que estudian el impacto ambiental de los hipopótamos creen que su presencia podría afectar el ecosistema local de varias maneras: desde el desplazamiento de especies nativas que ya están en peligro de extinción, como el manatí, hasta la alteración de la composición química de las vías fluviales, lo que podría poner en peligro la pesca.

«Los hipopótamos se están extendiendo por la cuenca hidrográfica más grande de Colombia, de la que se ganan la vida miles de personas», dice el biólogo.

«Ha habido avistamientos de hipopótamos hasta a 370 kilómetros de la Hacienda Nápoles».

«Es como estar en una película de Jurassic Park»

Castelblanco y sus colegas no son los primeros científicos en proponer un sacrificio, pero también es importante señalar que hay expertos que se oponen a la idea.

Enrique Ordoñez, biólogo de la Universidad Nacional de Colombia, sostiene que los «hipopótamos de la cocaína» ofrecen la esperanza de preservar el número mundial de hipopótamos; son considerados una especie vulnerable por ONGS como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El biólogo le dijo a CNN que un programa de esterilización sería una mejor manera de controlar su población.

Pero esos procedimientos están lejos de ser simples, o baratos, y Carlos Valderrama tiene experiencia en esto.

En 2009, realizó una castración de un «hipopótamo de la cocaína» macho como parte de un experimento para estudiar opciones para controlar la creciente población de hipopótamos.

«Estamos hablando de un animal que puede pesar cinco toneladas y ser muy agresivo», dice Valderrama.

«A pesar de que habíamos sedado al animal, casi inclinó la grúa que estábamos usando para ayudar con el procedimiento. Era como estar con un dinosaurio en una película de Jurassic Park».

El veterinario dice que la lección principal del experimento fue que la castración por sí sola simplemente no era una opción, especialmente considerando la cuenta de US$50,000.

«Muchos de estos hipopótamos viven en estado silvestre. Simplemente no es posible alcanzarlos a todos fácilmente».

«Mientras tanto, seguirán reproduciéndose. Y los hipopótamos son polígamos, lo que significa que un solo macho puede fecundar a muchas hembras», añade Valderrama.

Amenazas de muerte

Entonces, ¿qué está impidiendo que las autoridades tomen medidas más drásticas? La respuesta corta: la opinión pública.

La gente tiene opiniones muy firmes sobre los «hipopótamos de la cocaína», como demuestra la experiencia de Nataly Castelblanco.

Luego de que los medios colombianos informaran sobre su estudio, la bióloga comenzó a recibir insultos y amenazas de muerte en las redes sociales.

«Me llamaron ‘asesina’ entre otras cosas. Algunas personas en Colombia pueden enojarse mucho cuando se habla de los hipopótamos», indica.

«Es una reacción natural de los humanos. La gente tiende a entender mucho más sobre las especies invasoras cuando hablamos de plantas o criaturas más pequeñas, en lugar de un mamífero enorme que a muchos les puede parecer lindo».

El zoológico remodelado de la Hacienda Nápoles alberga algunos hipopótamos recapturados y atrae a miles de turistas al año; curiosamente, cuando Escobar estaba vivo solía permitir visitas públicas como ejercicio de relaciones públicas y Nataly Castelblanco recuerda haber ido allí con su familia cuando era niña.

Pero aparte del problema medioambiental, existe el problema de que los hipopótamos no son animales tiernos en absoluto.

El mamífero aparece con frecuencia en las listas de los animales más mortíferos del mundo y en 2016 la BBC informó que sus ataques matan a al menos 500 personas al año en África.

No ha habido casos de víctimas mortales en Colombia, pero en mayo del año pasado los medios locales informaron que un trabajador agrícola resultó gravemente herido por un hipopótamo en la localidad de Puerto Triunfo, cerca de Hacienda Nápoles.

Aún así, hubo una protesta pública masiva en 2009 cuando soldados del ejército colombiano dispararon contra Pepe, un «hipopótamo de la cocaína» que se cree que es una amenaza para las comunidades en las cercanías de la antigua finca de Escobar.

Fue suficiente para llevar a las autoridades a proteger legalmente a los hipopótamos, lo que es un obstáculo para cualquier plan para sacrificarlos.

«Tenemos una legislación que protege a una especie invasora», dice Castelblanco.

Gran preocupación

Pero no es que las autoridades colombianas sean ajenas a los problemas provocados por los «hipopótamos de la cocaína».

David Echeverri, un biólogo que trabaja para Cornare, una agencia ambiental del gobierno colombiano, le dijo a la BBC que ya se ha discutido el sacrificio.

«La situación es realmente grave y es necesario tomar medidas para abordarla», explica Echeverri.

Pero admite que la opinión pública está obstaculizando los esfuerzos hacia soluciones más drásticas y que es muy poco probable que ocurra una matanza de hipopótamos en el corto plazo.

«Es un tema que polariza a la gente, por eso tenemos que seguir buscando otras soluciones», añade.

El legado de Escobar

Este impasse es lo que Castelblanco y sus colegas temen casi tanto como la propagación de los mamíferos.

En el estudio muestran estadísticas oficiales del gobierno que indican que solo cuatro animales fueron sometidos a esterilización entre 2011 y 2019.

«Hasta ahora, los hipopótamos en Colombia viven en el paraíso», cree Castelblanco.

«Pero son una bomba de tiempo ecológica».

Casi 30 años después de la muerte de Pablo Escobar, los «hipopótamos de la cocaína» también representan evidencia de la persistente presencia del magnate de la droga en Colombia.

Fuente: BBC