Cambio climático hizo que julio fuese más caluroso para 4 de cada 5 habitantes en la Tierra

El calentamiento global provocado por el hombre hizo que el mes de julio fuese más caluroso para cuatro de cada cinco habitantes de la Tierra, y más de 2.000 millones sufrieron a diario el calor potenciado por el cambio climático, según un estudio inmediato.

Más de 6,500 millones de personas, el equivalente al 81% de la población mundial, pasaron al menos un día de calor sofocante donde el cambio climático tuvo un impacto significativo en la temperatura promedio diaria, indicó un nuevo reporte publicado el miércoles por Climate Central, una asociación científica sin ánimo de lucro que ha ideado una fórmula para calcular cuánto ha afectado el cambio climático al clima diario.

“Estamos experimentando el cambio climático en casi todas partes”, dijo el vicepresidente de Ciencia de Climate Central, Andrew Pershing.

Los investigadores analizaron 4.711 ciudades y hallaron huellas del cambio climático en 4.019 de ellas en julio, que según otros científicos es el más caluroso jamás registrado. El nuevo estudio calculó que la quema de carbón, petróleo y gas natural había triplicado las probabilidades de que en esas ciudades hiciera más calor al menos un día. En Estados Unidos, donde los efectos del cambio climático fueron mayores en Florida, 244 millones de personas sintieron más calor debido a este fenómeno el mes pasado.

Para 2.000 millones de personas, en su mayoría en el cinturón tropical que rodea el planeta, el cambio climático hizo tres veces más probable que hiciese calor todos los días del mes. En esta categoría hay ciudades con un millón de habitantes como La Meca, Arabia Saudí, y San Pedro Sula, Honduras.

El día en que los efectos del cambio climático se notaron de forma más generalizada fue el 10 de julio, cuando 3,500 millones de personas experimentaron un calor extremo vinculado al calentamiento global, de acuerdo con el reporte. Sin embargo, el día más caluroso en todo el mundo fue el 7 de julio, de acuerdo con el Climate Reanalyzer de la Universidad de Maine.

El estudio no está revisado por pares, como es costumbre en la ciencia, porque el mes acaba de terminar. Se basa en metódos de seguimiento del clima revisado por expertos, utilizados por otros grupo y considerados técnicamente válidos por la Academia Nacional de las Ciencias. Dos climatólogos ajenos al estudio dijeron a The Associated Press que consideraban que el reporte era creíble.

Hace más de un año, Climate Central desarrolló una herramienta de medición llamada Climate Shift Index. El programa calcula los efectos, si los hay, del cambio climático en las temperaturas en todo el mundo en tiempo real, empleando predicciones europeas y estadounidenses, observaciones y simulaciones informáticas. Para averiguar si se da algún efecto, los científicos comparan las temperaturas registradas con las de un mundo simulado sin cambio climático, que está alrededor de 1.2 grados Celsius (2 grados Fahrenheit ) más frío, para determinar las posibilidades de que el calor sera natural.

“A estas alturas, todos deberíamos estar acostumbrados a que las olas de calor individuales estén relacionadas con el calentamiento global”, apuntó Gabriel Vecchi, climatólogo de la Universidad de Princeton, que no formó parte del estudio. “Desafortunadamente, este mes, como muestra con elegancia el estudio, ha dado a la inmensa mayoría de los habitantes del planeta una muestra del impacto del calentamiento global en el calor extremo”.

En Estados Unidos, 22 ciudades registraron al menos 20 días en los que el cambio climático triplicó la probabilidad de un calor extraordinario, incluyendo Miami, Houston, Phoenix, Tampa, Las Vegas y Austin.

Las olas de calor en el suroeste de Estados Unidos, en el Mediterráneo e incluso en China han sido objeto de un análisis especial del World Weather Attribution, que detectó señales de cambio climático. Lugares como el Caribe y Oriente Medio registran enormes señales del cambio climático pero no están recibiendo la debida atención, dijo Pershing. A diferencia del otro estudio, en este se analizó todo el planeta.

Fuente: AP