Buenas noticias: los arrecifes de coral están “resucitando” y comenzaron a crecer nuevamente

Un equipo internacional de biólogos descubrió que el 38% de las colonias de coral de Cladocora caespitosa “resucitaron”, se regeneraron después de que ya se consideraban muertas. Según Science Advances, nuevos pólipos más pequeños crecen en esqueletos calcáreos muertos, y la colonia se regenera muy lentamente.

Los cambios en la temperatura o la salinidad del agua, su acidificación, la falta de oxígeno o la entrada de contaminantes químicos o bacterias patógenas pueden conducir al blanqueamiento de los corales. El proceso daña algunas algas simbióticas zooxantelas del género Symbiodinium, que les proporciona nutrientes orgánicos. Después de eso, los corales siguen siendo viables, pero ralentizan considerablemente el crecimiento. Si la decoloración dura mucho, las colonias pueden morir.

Debido al cambio climático, el blanqueamiento masivo y la muerte de los corales ocurren en todo el mundo. En particular, alrededor del 30% de los corales poco profundos en la Gran Barrera de Coral murieron debido a la decoloración, y más del 60% del coral en las Maldivas se vio afectado.

La regeneración (rejuvenecimiento) de pólipos de coral dañados se describe en especies fósiles, principalmente del orden Rugosa. Durante la regeneración, el pólipo disminuyó de tamaño y formó un nuevo esqueleto, dejando una parte de la antigua estructura esquelética. En los pólipos de coral coloniales modernos que forman el esqueleto calcáreo, los científicos nunca antes habían observado el proceso de rejuvenecimiento.

Muerte y resurrección

Los primeros en descubrirlo fueron los biólogos Diego K. Kersting de la Universidad Libre de Berlín y Cristina Linares de la Universidad de Barcelona. Durante 16 años, de 2002 a 2017, observaron 243 colonias de coral de Cladocora caespitosa, que crecen en el mar Mediterráneo frente a las islas de Columbretes (España). En las últimas décadas, el número de estos corales, endémicos del Mediterráneo, ha disminuido en más de la mitad. Ahora están en peligro de extinción.

Pero los investigadores encontraron que C. caespitosa es capaz de regenerarse. El 38% de las colonias observadas por los autores comenzaron a recuperarse. En los primeros años después de la muerte de las colonias, no hubo cambios visibles. Los signos de regeneración aparecieron solo después de unos años.

En las colonias “muertas”, aparecieron estructuras en forma de copa dentro de los viejos esqueletos calcáreos. Al igual que los corales extintos, eran mucho más pequeños en tamaño que los viejos, y se alejaron un poco del viejo esqueleto. Por lo general, un pólipo comenzó a crecer nuevamente, pero en algunas estructuras muertas, los autores encontraron hasta tres nuevas “copas”.

Para asegurarse de que los pólipos viejos fueran rejuvenecidos, en lugar de que crecieran pólipos nuevos, los científicos hicieron una tomografía computarizada y mostraron que pequeñas “copas” de pólipos nuevos crecen del viejo esqueleto. Los científicos estiman que el proceso de recuperación es lento, con una tasa promedio de 4.3% por año. Pero algunas colonias se recuperaron más rápido: el 13% se recuperó del 80% al 90% en 10 años.

“Por supuesto, esta es una buena noticia”, dice Diego Kersting. “Pero ahora estamos observando períodos de fuerte aumento de la temperatura en el Mar Mediterráneo y otras partes del mundo, que se repiten cada segundo verano o incluso cada año. Estos corales crecen muy lentamente, a una velocidad de tres milímetros por año. Por lo tanto, si cada dos años hay un fuerte aumento de la temperatura, debido a que mueren del 10 al 15% de las colonias, creo que los números son claros”.

Anteriormente, escribimos que la Gran Barrera de Coral, aunque en peligro, ya había “resucitado” hasta en 5 ocasiones. Lamentablemente, no solamente la Gran Barrera de Coral está en peligro, la UNESCO ha advertido que otros arrecifes corren el riesgo de desaparecer en los próximos 30 años; y todas las pistas indican que somos los humanos quienes desencadenaremos esa mortandad.

Fuente: nmas1.org

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!