Antártida registra nuevo récord de temperatura más alta, 18.3 grados centígrados

La Organización Meteorológica Mundial validó la cifra de 18.3 grados centígrados registrada por la estación Esperanza en Argentina

Este jueves, la Organización Mundial Meteorológica (OMM) confirmó que la Antártida registró un nuevo récord de temperatura el 6 de febrero de 2020, pues el termómetro en dicha región del hemisferio sur alcanzó los 18.3 grados centígrados. Los efectos del cambio climático y el deshielo de los polos podría ser irrevocable, advierten especialistas.

Esta marca fue registrada en la estación científica de Esperanza en Argentina, y supera la temperatura notificada en el mismo lugar del continente hace ya más de seis años, el 24 de marzo de 2015, cuando el mercurio indicó que estaban a 17.5 grados.

«La península Antártica es una de las regiones del planeta que se calienta más rápidamente: casi 3 grados en los últimos cincuenta años», según declaró Petteri Taalas, secretario general de la OMM. «Así, este nuevo récord de temperatura concuerda con el cambio climático que observamos», apuntó.

A pesar de que existía una probable marca más alta de 20.75 grados centígrados el 9 de febrero de 2020, marcados por una estación en Brasil, la organización no la registró, explicando que un escudo antirradiación alteraba las mediciones.

«La verificación de esas mediciones de temperaturas máximas es importante porque nos ayuda a dibujar una imagen de la meteorología y del clima en una de las últimas fronteras finales de la Tierra», explicó .

Efectos del cambio climático, sin punto de retorno

Según estudios recientes, se prevé un aumento de 2 centígrados, cuestión que podría favorecer el deshielo en Groenlandia y en el oeste de la Antártida, el impacto de esto se traduce en un aumento en el nivel del mar de 13 metros sin punto de retorno.

«La Antártida está mal cubierta en cuanto a observaciones y previsiones meteorológicas y climatológicas, aunque ambos [territorios] juegan un papel importante en la evolución del clima, de los océanos y del aumento del nivel del mar», recalcó el director de la OMM.

Celeste Saulo, vicepresidenta primera de la OMM y responsable del servicio meteorológico argentino, llamó a tomar medidas urgentes, pues los efectos del cambio climático no tendrían vuelta atrás.

«Es indispensable seguir reforzando la observación, las previsiones y los sistemas de alerta para responder a los fenómenos extremos, que se producen cada vez más a menudo a causa del cambio climático», llamó Saulo.

Fuente: milenio.com