Antártida: gran Barrera de hielo de Ross se derrite 10 veces más rápido de lo esperado

Un equipo internacional de científicos ha descubierto que parte de la plataforma de hielo más grande del mundo se está derritiendo diez veces más rápido de lo esperado debido al calentamiento solar del océano circundante. En un estudio de la Plataforma de hielo Ross de la Antártida, que cubre un área aproximadamente del tamaño de Francia, los científicos pasaron varios años construyendo un registro de cómo el sector noroeste de esta vasta plataforma de hielo interactúa con el océano debajo.

Sus resultados, publicados en la revista ‘Nature Geoscience’, muestran que el hielo se está derritiendo mucho más rápidamente de lo que se pensaba anteriormente debido a la entrada de agua caliente.

“En general, se piensa que la estabilidad de las plataformas de hielo está relacionada con su exposición al agua cálida de las profundidades del océano, pero hemos descubierto que el agua de la superficie calentada con energía solar también juega un papel crucial en la fusión de las plataformas de hielo”, resume el primer autor, el doctor Craig Stewart, del Instituto Nacional de Investigación del Agua y la Atmósfera (NIWA, por sus siglas en inglés) en Nueva Zelanda, quien realizó el trabajo mientras era estudiante de doctorado en la Universidad de Cambridge, Reino Unido.

Aunque las interacciones entre el hielo y el océano que se producen a cientos de metros por debajo de la superficie de las plataformas de hielo parecen remotas, tienen un impacto directo en el nivel del mar a largo plazo. La plataforma de hielo de Ross estabiliza la capa de hielo de la Antártida Occidental al bloquear el hielo que fluye desde algunos de los glaciares más grandes del mundo.

“Estudios anteriores han demostrado que cuando las plataformas de hielo se derrumban, los glaciares que se alimentan pueden acelerar en uno o dos o tres factores”, dice el coautor Poul Christoffersen, del ‘Scott Polar Research Institute de Cambridge. “La diferencia aquí es el gran tamaño de la plataforma de hielo Ross, que es cien veces más grande que las plataformas de hielo que ya hemos visto desaparecer”, detalla.

El equipo recolectó datos de cuatro años de un amarre oceanográfico instalado bajo la Plataforma de Hielo Ross por colaboradores de NIWA. Utilizando instrumentos desplegados a través de un pozo de 260 metros de profundidad, el equipo midió la temperatura, la salinidad, las tasas de fusión y las corrientes oceánicas en la cavidad debajo del hielo.

El equipo también usó un sistema de radar a medida extremadamente preciso para estudiar el grosor cambiante de la plataforma de hielo. Con el apoyo de Antarctica New Zealand y la Beca Scott Centenary de la Fundación Rutherford en el Instituto de Investigación Scott Polar, el doctor Stewart y el doctor Christoffersen viajaron más de 1.000 km en motonieve para medir el espesor del hielo y determinar el índice de fusión basal.

Tasas de fusión triplicadas en verano

Los datos de los instrumentos desplegados en el amarre mostraron que el agua de la superficie calentada por el sol fluye hacia la cavidad debajo de la plataforma de hielo cerca de la isla Ross, lo que hace que las tasas de fusión se casi tripliquen durante los meses de verano.

El derretimiento se ve afectado por una gran área de mar abierto frente a la plataforma de hielo que está vacía de hielo marino debido a los fuertes vientos marinos. Esta área, conocida como ‘Ross Sea Polynya’, absorbe el calor solar rápidamente en verano y esta fuente de calor solar está provocando claramente influencia en la fusión en la cavidad de la plataforma de hielo.

Los hallazgos sugieren que las condiciones en la cavidad de la plataforma de hielo están más unidas a la superficie del océano y la atmósfera de lo que se suponía anteriormente, lo que implica que las velocidades de fusión cerca del frente de hielo responderán rápidamente a los cambios en la capa superior del océano.

“Es probable que el cambio climático resulte en menos hielo marino y mayores temperaturas en la superficie del océano en el Mar de Ross, lo que sugiere que las tasas de fusión en esta región aumentarán en el futuro”, apunta Stewart.

El potencial de aumentar las velocidades de fusión en esta región tiene implicaciones para la estabilidad de la plataforma de hielo debido a la forma de la plataforma de hielo. La fusión rápida identificada por el estudio ocurre debajo de una parte delgada y estructuralmente importante de la plataforma de hielo, donde el hielo empuja contra la isla de Ross. La presión de la isla, transmitida a través de esta región, retarda el flujo de toda la plataforma de hielo.

“Las observaciones que hicimos en la parte delantera de la plataforma de hielo tienen implicaciones directas para muchos glaciares grandes que fluyen hacia la plataforma de hielo, algunos hasta a 900 km de distancia”, apunta Christoffersen. Aunque se considera que la Plataforma de hielo de Ross es relativamente estable, los nuevos hallazgos muestran que puede ser más vulnerable de lo que se pensaba hasta ahora.

El punto de vulnerabilidad radica en el hecho de que el agua de la superficie calentada por el sol fluye hacia la cavidad cerca de un punto de fijación estabilizador, que podría verse afectado si la fusión basal se intensifica aún más. Los investigadores señalan que la fusión medida por el estudio no implica que la plataforma de hielo esté actualmente inestable.

La plataforma de hielo ha evolucionado con el tiempo y el hielo perdido al fundirse debido a la entrada de agua tibia se equilibra aproximadamente con las entradas de hielo procedentes de la alimentación de los glaciares y la acumulación de nieve. Sin embargo, este equilibrio depende de la estabilidad proporcionada por el punto de anclaje de la isla Ross, que el nuevo estudio identifica como un punto de la vulnerabilidad futura.

Fuente: EP

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!