Los sismos, volcanes y movimientos de los continentes, asociados con los límites de placas tectónicas

En palabras de la experta en geología, Centroamérica se está moviendo hacia el norte, lo que ocasiona que parte de Chiapas se esté alejando del país, en millones de años tendremos un pedacito de Chiapas, probablemente, a la mitad del Atlántico, y también en 50 millones de años es probable que la península de Baja California llegue a las costas de Alaska

Gracias al estudio de las rocas del pasado se han encontrado evidencias que indican que los continentes estaban en otra posición hace millones de años. Existen organismos fósiles que coinciden en cuanto a sus especies y a su evolución, rocas de la misma edad que actualmente están separadas por océanos, aseguró la doctora en geología, Elena Centeno García, al impartir la conferencia México: 1000 millones de años de geohistoria. Reconstrucciones geográficas del pasado.

Transmitida en vivo el 16 de febrero, a través de las plataformas digitales de El Colegio Nacional, la sesión forma parte del ciclo Universidades por la ciencia, coordinado por el colegiado Jaime Urrutia Fucugauchi y un grupo de investigadores de dependencias de México y el mundo.

La investigadora del Centro de Estudios Mexicanos UNAM-Tucson agregó que una de las primeras evidencias y la más elemental de que los continentes se mueven es el hecho de que los contornos de Sudamérica y África encajan como si fueran piezas de rompecabezas, y en ambas zonas existen rocas con las mismas propiedades. Y para realizar este tipo de investigaciones se han utilizado técnicas como el paleomagnetismo, que consiste en estudiar el campo magnético terrestre registrado por las rocas en el momento de su formación.

En palabras de la experta en la relación de la tectónica y la sedimentación, otra evidencia de que los continentes se mueven se dio gracias al estudio de la tectónica de placas, impulsado en los años 70, que muestra que la Tierra es más dinámica y que su interior se comporta de manera plástica, lo que permite que el material se mueva.

La dinámica de la tectónica de placas explica que “los materiales de las zonas profundas del planeta suben hacia la superficie y empujan las placas, este proceso se llama límite divergente y lo que hace es generar una nueva corteza, que es una corteza oceánica, cuando ésta se enfría y se hace pesada se vuelve a reincorporar hacia el interior en lo que se conoce como las zonas de subducción, donde la corteza oceánica se integra debajo de la continental, después se funde y se vuelve a integrar al interior caliente del planeta. Esos materiales son expulsados en forma de volcanes”.

Explicó que este proceso del magma hacia la superficie se puede observar de manera cotidiana con la actividad que tiene el volcán Popocatépetl. “La litosfera, la capa superficial sólida de la Tierra, está fragmentada en placas tectónicas formadas por corteza continental y corteza oceánica. En las placas tectónicas tenemos tres tipos de límites: el límite divergente, que es donde está ascendiendo el material; el límite convergente, donde se está generando subducción; y el límite transforme, donde ni se crea ni se destruye la corteza, por ejemplo, la falla de San Andrés.”

Los procesos mencionados mantienen al planeta en un movimiento constante, incluso los sismos, los volcanes y movimiento de los continentes están asociados con los límites de placas tectónicas. De acuerdo con la doctora en geología, México se ubica sobre tres placas, la mayor parte del territorio en la placa de Norteamérica, la península de Baja California está en la placa Pacífica y el límite de Chiapas y Guatemala forma parte de la placa del Caribe.

“Lo que conocemos como Centroamérica se está moviendo hacia el norte, lo que ocasiona que parte de Chiapas se esté alejando del país, en millones de años tendremos un pedacito de Chiapas, probablemente, a la mitad del Atlántico, y también en 50 millones de años es probable que la península de Baja California llegue a las costas de Alaska.”

La científica hizo énfasis en que, en México, la trinchera de Norteamérica es otro límite de placas importante, porque es en ésta donde la placa de Cocos se está introduciendo por debajo de la placa continental, lo que está produciendo el volcanismo y la cantidad de sismos que se experimentan en la parte Sur del país. “Como dato curioso, las placas tectónicas se mueven aproximadamente a la velocidad que crecen las uñas.”

Otra de las preguntas que se pudieron responder gracias a las investigaciones geológicas es que el volumen de las masas continentales ha cambiado y aumentado con el paso del tiempo. Hace más de 20 mil millones de años ocurrió un proceso de enfriamiento del planeta con el que se consolidaron las masas rocosas más antiguas, y en ese momento se formó el 65% de las masas continentales. Las partes más antiguas del planeta se encuentran en África, Sudamérica y algunas porciones de Asia y Europa. México tiene apenas mil millones de historia paleogeográfica.

“Los continentes han ido cambiando en posición geográfica durante la evolución del planeta y no nada más se han movido latitudinalmente, sino también longitudinalmente, se van generando y cerrando océanos. Hace entre 1000 y 7000 millones de años se formó un super continente conocido como Rodinia, que se fragmentó en 5 pedazos, mismos que se volvieron a unir para formar Pangea hace aproximadamente 260 millones de años, después, ésta se dividió en dos para formar Laurasia y Gondwana, y luego se fragmentó para llegar a lo que vemos actualmente.”

Elena Centeno García también se refirió a la zona de Oaxaquia, que se ubica en México y que es considerada un microcontinente por su tamaño. En ella habitan rocas que van de los 900 a los 1300 millones de años de antigüedad. Se trata de rocas metamórficas, llamadas así porque fueron sometidas a presiones y temperaturas altas, y se vinculan con el choque entre dos continentes, que muestran aquello que estaba aproximadamente a 100 kilómetros de profundidad.

A través del estudio de las rocas en México, se encontró que al final del Paleozoico (570 a 246 millones de años) el país estaba pegado a Norteamérica y Sudamérica, uniendo los dos continentes. “Los elementos más importantes que ocurrieron en la historia mesozoica de este territorio, previa a la paleozoica, fueron la apertura del Golfo de México, la separación de Norteamérica con Sudamérica y la generación de importantes cinturones volcánicos en el occidente. Lo interesante de estos arcos volcánicos es que se asociaron con el surgimiento de los yacimientos minerales del país más importantes como los de plata. Además, con el proceso de apertura del Golfo de México en el Mesozoico se generaron los yacimientos petrolíferos.”

Fuente: El Colegio Nacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *