En Morelos se han gestado 19 empresas de base tecnológica

La industria que cambiará a México hay que crearla: Enrique Galindo Fentanes

Dos vocaciones que hemos tenido durante los últimos 40 años en el Instituto de Biotecnología (IBt) han sido, sin duda, la innovación y el emprendimiento, afirmó Laura Alicia Palomares Aguilera, directora de esa entidad universitaria.

“Considero que el IBt ha realizado una labor ejemplar en el impulso de estas dos áreas, y en particular creo que este evento podrá mostrar una visión general de lo que se ha hecho durante estos años”, agregó al inaugurar en el auditorio de dicha entidad la Quinta Jornada de Innovación y Emprendimiento en el campus Morelos de la UNAM.

El evento fue organizado por Enrique Galindo Fentanes, investigador del IBt y fundador de la empresa Agro&Biotecnia, S.R.L. de C.V., la cual desde hace varios años colocó en el mercado el biofungicida FungiFree AB que previene, a partir de esporas de Bacillus Sp 83, el ataque de patógenos en cultivos de frutas y hortalizas.

“La industria biotecnológica que cambiará a México hay que crearla… y lo puedes hacer tú”, sostuvo Galindo Fentanes ante los asistentes al evento.

El investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores, del Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías, consideró que el emprendimiento científico en México es una necesidad.

Resumió que en el campus Morelos de la UNAM se han gestado 19 empresas de base tecnológica de académicos y exalumnos, además de que actualmente hay 28 embriones de empresas, muchas logradas gracias a un curso de emprendimiento que ha impulsado el IBt.

Al evocar al economista Robert Solow, Premio Nobel de Economía 1987, Galindo citó cuatro frases emitidas por el estadunidense en su conferencia al recibir el galardón: “El avance del conocimiento es responsable de hasta el 64 % de la productividad real por persona empleada”; “La tecnología es el principal motor de crecimiento económico”; “Teniendo acceso al mismo tipo de innovaciones tecnológicas, aquellos que invierten más rápido son los que más se benefician del conocimiento disponible”, y “El progreso técnico y la alta inversión pueden ser el resultado de un tercer factor: la presencia de condiciones que promueven el emprendimiento”.

Galindo Fentanes resaltó que la economía del conocimiento es fundamental para el desarrollo de las naciones, y mostró cómo las más prósperas del mundo (Estados Unidos, Noruega, Irlanda, Japón, Holanda, Alemania y Francia) tienen una alta inversión en dicha economía.

En tanto, países como México, Argentina, Mongolia y Kenia se ubican al final del desarrollo de la economía del conocimiento por no invertir en ciencia y tecnología ni impulsar el emprendimiento.

El doctor en Biotecnología explicó que en México se hace ciencia de calidad y se producen algunas tecnologías. “Pero nos falta la innovación”.

Por ello en 2016 creó, junto con varios colegas, la asociación civil Innovación con Ciencia, la cual busca promover la cultura del emprendimiento científico en Morelos.

“Esta asociación agrupa a las empresas que independientemente se habían creado en el IBt o en el Instituto de Ciencias Físicas, ambas en el campus Morelos”, detalló.

Además, en el Posgrado de Ciencias Químicas de la UNAM ofrece el curso “Emprendimiento con Base Científica”, el cual ha sido inédito y exitoso en el campus Morelos, pues varios de los 28 embriones de empresas se han ideado y desarrollado a partir de éste.

A lo largo de la Quinta Jornada de Innovación y Emprendimiento en el campus Morelos de la UNAM se presentaron algunas empresas nacidas de la iniciativa universitaria, referentes a alimentos, antialacránicos, modelos matemáticos y servicios profesionales para la ciencia, entre otras.

Fuente: gaceta.unam.mx