Sensores de movimiento en las casas para detectar enfermedades relacionadas con la edad

El sistema puede informar a los cuidadores de una emergencia como una caída, que puede detectarse cuando alguien no regresa a su cama por la noche o permanece inmóvil durante un período prolongado

A medida que la población envejece es necesario desarrollar nuevas soluciones para estas personas. En este sentido, la tecnología puede ser una gran aliada y este es el principal objetivo de este nuevo sistema de detección de movimiento para uso en el hogar o en centros de salud.

Desarrollado por investigadores de la Universidad de Berna, en Suiza, se trata de un sistema de seguimiento de movimiento que pretende ayudar a detectar enfermedades relacionadas con la edad en personas mayores a través de patrones de movimiento.

En concreto, el sistema se instala en los hogares y consta de una serie de sensores de movimiento que pueden detectar signos de movimiento inusual.

De igual modo, el sistema puede informar a los cuidadores de una emergencia como una caída, que puede detectarse cuando alguien no regresa a su cama por la noche o permanece inmóvil durante un período prolongado, por ejemplo.

El sistema puede informar a los cuidadores de una emergencia como una caída, que puede detectarse cuando alguien no regresa a su cama por la noche o permanece inmóvil durante un período prolongado

Sin embargo, los investigadores también prevén que el sistema ayude a proporcionar una detección temprana de una variedad de problemas de salud incluidos problemas para dormir, arritmias cardíacas, empeoramiento de la infección por COVID-19 o deterioro cognitivo.

Cabe destacar que la mayoría de los intentos anteriores de brindar monitorización a pacientes vulnerables que envejecen se han centrado en dispositivos portátiles. Pero estos equipos solo son efectivos si se usan de manera adecuada y constante.

En este punto, a veces las personas mayores pueden tener dificultades con las nuevas tecnologías, especialmente si tienen problemas cognitivos. En consecuencia, la necesidad de usar y tal vez interactuar con un dispositivo portátil puede plantear un problema a la hora de realizar un uso efectivo.

Sistema no invasivo

Por todo ello, para abordar este problema, este último enfoque es completamente no invasivo y no requiere la participación de la persona monitorizada. Se instalan una serie de detectores de movimiento en el domicilio, junto con sensores de puerta, un sensor en la cama y otro en el frigorífico.

“Usamos sensores sin contacto en el hogar para crear una amplia colección de medidas digitales que capturan amplias partes de la vida diaria, el comportamiento y la fisiología, con el fin de identificar los riesgos para la salud de las personas mayores en una etapa temprana”, ha explicado Narayan Schütz, uno de los desarrolladores de la tecnología.

En las pruebas realizadas hasta el momento los investigadores han informado de que el sistema es “sorprendentemente bueno para ayudar a identificar problemas de salud en una etapa temprana”.

“Pudimos demostrar que este enfoque de sistemas, en contraste con el uso común de algunas métricas de salud, permite detectar sorprendentemente bien problemas de salud relevantes para la edad como deterioro cognitivo, riesgo de caídas o fragilidad”, ha subrayado, por su lado, otro de los investigadores involucrados en el estudio, Tobias Nef.

Los sensores no graban vídeo ni sonido y los datos están protegidos según los estándares de seguridad de datos médicos.

Fuente: consalud.es