Ojos biónicos y chips comestibles, entre las innovaciones que cambiaran la cara de la medicina

Vivimos tiempos apasionantes en lo que a la evolución de la medicina respecta. Las terapias génicas prometen dar soluciones a enfermedades que hasta ahora eran incurables, mientras que la robótica ofrecerá unos niveles de precisión quirúrgica que eran impensables hace unos años. ¿Pero en qué otros campos se están produciendo innovaciones tecnológicas que determinarán la medicina del mañana? Estas son algunas de las líneas de investigación más interesantes.

Ojos biónicos

Existen audífonos para superar problemas auditivos, pero la ceguera sigue siendo uno de los grandes retos tecnológicos. Un grupo de investigadores de la Universidad de Minnesota acaba de dar un paso más hacia la creación de un ojo biónico que permita devolver la visión a los pacientes. Para ello, han recurrido a la impresión 3D, que permite imprimir circuitos electrónicos en superficies curvas. Estos semiconductores fotosensibles tienen una excelente eficiencia del 25 % en la conversión de luz en electricidad. Por supuesto, a los investigadores aún les falta un largo camino hasta convertirlo en un prototipo viable, pero a juzgar por sus antecedentes — ya fue noticia hace algunos años gracias al diseño de una “oreja biónica”— no es descabellado pensar que van por buen camino.

Lentillas inteligentes para medir la glucosa

Pincharse el dedo es una ceremonia inevitable para muchos diabéticos que necesitan comprobar su nivel de insulina en sangre. Pero puede que eso sea historia gracias a la nueva tecnología desarrollada por Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Ulsan en Corea. Se trata de una lentilla blanda e inteligente que, por medio de nanosensores de glucosa transparentes y flexibles, así como unos circuitos inalámbricos, avisa al usuario con una luz LED en situaciones de hipoglucemia.

Robots de asistencia para mayores

Los problemas de movilidad y el deterioro cognitivo son algunos de los retos a los que se enfrenta una población cada vez más envejecida. Si en Japón llevan años investigando las posibilidades de la robótica para el cuidado de ancianos, la última aplicación de esta tecnología se encuentra en el terreno del ejercicio físico. La idea es que operen como monitores del ejercicio físico del usuario, mostrando los movimientos que deben llevar a cabo para mantenerse en forma.

Chips comestibles

No nos referimos a las patatas fritas, sino a una nueva generación de dispositivos electrónicos que pueden viajar hasta el intestino por vía oral y liberar medicamentos o analizar el estado de los tejidos. Para lograrlo, se utiliza una cápsula con un robot plegable que se abre una vez que llega a la zona de trabajo. En la misma línea, un proyecto tecnológico está trabajando en el desarrollo de microsensores subcutáneos que detecten posibles dolencias y carencias de nutrientes. Otra posibilidad son los parches para mujeres embarazadas que analizarán las constantes vitales durante la gestación.

Impresión 3D de prótesis

Esta es una aplicación que se encuentra disponible desde hace tiempo y que ha abaratado considerablemente el desarrollo de sistemas para mejorar la movilidad de personas que han sufrido la pérdida de extremidades. Las impresoras 3D pueden trasladarse a cualquier lugar del mundo, desde donde se puede enviar una imagen escaneada de la otra pierna o brazo para crear una prótesis simétrica.

Por supuesto, esto no es más que una muestra de las posibilidades concretas que abre la tecnología. También se prevé una revolución más global en el terreno de la recopilación y análisis de datos médicos gracias a la inteligencia artificial. Ejemplo de ello son los avances registrados en la detección de tumores por medio del análisis de las tomografías computerizadas.

Fuente: imnovation-hub.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!