Nueva prótesis de mano con una cámara podrá “ver” los objetos para tomarlos más rápidamente

Una nueva generación de miembros prostéticos que permitirán a sus dueños alcanzar y coger objetos automáticamente sin pensar, como una mano real, van a ser puestos a prueba por vez primera, según publicó este miércoles la revista científica Journal of Neural Engineering.

La mano biónica va equipada con una cámara que toma instantáneamente imágenes del objeto que tiene delante, evalúa su forma y su tamaño, y activa una serie de movimientos en la extremidad. De esta manera, se ahorra el proceso que requiere que el usuario vea el objeto, estimule físicamente los músculos en el brazo y genere el movimiento en el miembro prostético; esta nueva mano “puede ver” y reaccionar en un movimiento fluido.

Un número reducido de pacientes ya han probado esta tecnología y ahora un equipo de la Universidad de Newcastle, en Inglaterra, está trabajando con expertos de un hospital de la ciudad para ofrecer manos “con ojos” a sus pacientes.

El coautor de la investigación Kianoush Nazarpour, profesor de Ingeniería Biomédica en la Universidad de Newcastle, explica en el artículo que “los miembros prostéticos han cambiado muy poco en los últimos 100 años, el diseño es mucho mejor y los materiales son más ligeros y duraderos, pero todavía funcionan de la misma manera”.

“Usando visión computarizada, hemos desarrollado una mano biónica que puede responder automáticamente, de hecho, como una mano real; el usuario puede alcanzar y coger una taza o una galleta con sólo una mirada rápida en la dirección correcta.”

Las prótesis de manos actuales están controladas por señales mioeléctricas, es decir, la actividad eléctrica de los músculos registrada en la superficie de la piel del muñón. Sin embargo, controlarlas, dice el profesor Nazarpour, exige práctica, concentración y tiempo.

Es por esto que diseñaron esta nueva tecnología que le permite a la mano elegir el agarre más apropiado luego de “ver” el objeto, todo en cuestión de milisegundos y diez veces más rápido que cualquier otra prótesis en el mercado.

Si bien los expertos le “enseñaron” a la mano cuatro tipos de agarre: una posición neutral, para tomar una taza; en pronación, como para sostener un control remoto; una que utiliza el pulgar y dos dedos; y una final sólo con el pulgar y el índice; la mano es capaz de aprender nuevas formas.

“La belleza de este sistema es que es mucho más flexible y la mano es capaz de asir objetos nuevos, lo cual es crucial en el día a día, ya que las personas tomamos sin esfuerzo una variedad de objetos que nunca antes hemos visto”, explicó el profesor Nazarpour.

Además, los científicos señalaron que “es económica y puede ser implementada muy pronto porque no requiere nuevas prótesis, podemos adaptar las que ya tenemos”, apuntó el experto.

Fuente: EFE

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!