Inventan una batería flexible que se puede estirar como una escama de serpiente

Ingenieros han sido capaces de crear una tecnología de batería capaz de estirarse y amoldarse a cualquier tipo de dispositivo como un robot.

Las baterías permiten a nuestros dispositivos electrónicos poder funcionar mucho tiempo sin necesidad de que estén conectados a una red de electricidad, y también los distintos robots autónomos que se utilizan para distintas labores en varios campos cuentan con distintas baterías que les brindan funcionalidad durante varias horas.

Lamentablemente, hay una serie de robots, como aquellos robots blandos, a los que es muy difícil instalar una batería debido a su complejidad de forma, y es por ello que ahora los investigadores están trabajando en baterías flexibles y que se puedan estirar. Este gran avance en la robótica blanda podría ofrecer en el mercado dispositivos de energía con formas adaptables.

En ello está trabajando el equipo de investigación Departamento de Nano-Mecánica del Instituto Coreano de Maquinaria y Materiales (KIMM), que ha sido capaz de desarrollar una batería flexible y que se puede estirar, y que incluso se dobla y aumenta su tamaño como las escamas de una serpiente.

Esta nueva tecnología permitiría un movimiento flexible al conectar varias baterías pequeñas que se adaptarían a la forma del robot, a diferencia de las baterías más comunes que se combinan de una forma compacta.

Para crear este avance los ingenieros hicieron uso de pequeñas celdas de batería de iones de litio hexagonales que se asemejaban a unas escamas de serpiente y que estaban conectadas eléctricamente con polímero y material de cobre usando un mecanismo de bisagra para plegarse y desplegarse.

La forma de cada celda de la batería se ha logrado optimizar para lograr una alta capacidad por tamaño de unidad. Lo bueno de este avance es que facilita la producción en masa porque la batería se puede fabricar cortando y doblando electrodos flexibles bajo un proceso de fabricación inspirado en el arte del origami.

En una de las pruebas demostraron que la batería de litio extensible podría mantener su rendimiento incluso si se deformaba y se estiraba un 90% durante más de 36.000 ciclos.

Además de para robots, esta nueva celda de batería podría ser útil en dispositivos de almacenamiento de energía para aquellos que se encuentran en aparatos médicos de rehabilitación.

Fuente: computerhoy.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *