Crea colombiano criptomoneda protegida ante volatilidad y que maximiza rentabilidad de los envíos de dinero

Cuando una persona migra por motivos económicos suele dejar en su país de origen a toda una familia que pasará a depender del dinero que esta envíe de regreso. Para sacar el máximo partido al dinero enviado, muchos son los que, con el reciente auge de las criptomonedas, han visto en ellas un modo de sortear las altas tasas de gestión que aplican los intermediarios tradicionales. Pero la alta volatilidad de su valor se ha convertido en un problema en sí mismo.

Francisco José Córdoba conoce bien esta problemática. Él mismo se vio obligado a migrar y conoce a una amplia red de contactos en la diáspora venezolana. Por eso, ha diseñado una aplicación para al envío de remesas especialmente pensada para este colectivo. Su principal innovación radica en el uso de una nueva criptomoneda, Send, cuyos tokens no cambian de precio en función de la oferta y la demanda, sino por un algoritmo diseñado para tener en cuenta su uso real en la comunidad. Por este motivo, Córdoba se ha convertido en uno de los Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2018 elegidos por MIT Technology Review en español.

Los migrantes venezolanos se enfrentan a tasas de intermediación que pueden llegar al 30 %. Para ellos, el uso de criptomonedas como Bitcoin representa una atractiva alternativa para lograr que el máximo posible del dinero conseguido fuera del país llegue a manos de sus destinatarios. Cuando esta y otras monedas no hacían más que subir de precio, su alta volatilidad no resultaba tan problemática. Ahora, en cambio, enviar bitcoins supone un riesgo adicional ya que desde que se hace el envío hasta que el destinatario convierte los tokens en una moneda convencional su valor puede haberse visto alterado radicalmente.

Send evita este problema al fijar un valor monetario a cada token mediante un algoritmo. El programa calcula la demanda de tokens en la red de usuarios de WeSend, una app diseñada como monedero electrónico para realizar las transferencias entre usuarios, con unos valores máximos y mínimos preestablecidos. Córdoba detalla: “En un primer momento diseñamos el algoritmo para que el precio se mantuviera durante un periodo de siete días, pero las pruebas demostraron que era demasiado tiempo”. Por eso el intervalo de tiempo por el que este precio se mantiene estable ahora también depende del volumen de uso en la aplicación.

En los apenas tres meses desde el lanzamiento de la app, WeSend cuenta ya con más de 20.000 usuarios que la utilizan regularmente para enviar dinero a Venezuela. Previamente, Send realizó dos rondas de venta de tokens con las que recaudó más de un millón de euros.

El CEO de HAG Consulting & Ventures, Rodrigo de Alvarenga, miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2018, considera “relevante la tecnología aplicada” en Send y considera que este servicio tiene “amplio potencial para resultar útil a sus usuarios”.

Fuente: technologyreview.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!