Chile: expertos entregan sus teorías sobre el dron que cayó tras ser apuntado con múltiples láseres

En el día 26 de manifestaciones a nivel nacional un video causó impacto en redes sociales luego de que un dron que sobrevolaba el sector de Plaza Italia fuese apuntado simultáneamente por decenas de punteros láser de largo alcance y terminara -aparentemente- causando su caída en medio de las personas que se encontraban en el sector.

Se trata de un video compartido por Twitter que muestra como el dron comienza a perder altura frente a los láseres y, aunque en algún momento logra recuperar altura, finalmente cae en cuestión de segundos. La pregunta que surgió en muchas personas fue por qué ocurrió esto y, aunque no es posible entregar conclusiones certeras, expertos nacionales comentan sobre las posibles teorías que causaron su desplome.

“De sólo mirar un video no se puede concluir si el dron cae como resultado de este ataque láser”, comenta a Emol el académico del Departamento de Astronomía (DAS) de la Universidad de Chile e ingeniero del Laboratorio de Ondas Milimétricas de la misma casa de estudios, Ricardo Finger, agregando que “en el fondo lo único que uno puede hacer es especular”.

En esta línea, el científico descarta de plano una de las opciones: “Lo que uno sí puede hacer es, con cálculos de física básica, decir lo que no ocurrió”.

“Por comparación, la cantidad de energía que emiten los punteros láser por unidad de tiempo, lo que se llama la potencia de un puntero, está en el orden de los miliwatts y los más potentes -fuera de los utilizados en laboratorios- están en el orden de los 5 miliwatts o 10 miliwatts”, detalla Finger. Por su parte, la energía que el Sol emite frente a un objeto de este tamaño, al mediodía, es cercana a los 10 watts, por lo que para igualar esta potencia se requeriría que mil láseres apuntaran al dron simultáneamente.

“Lo que uno puede concluir es que no es que los circuitos del dron se frieron por la gran energía de los láseres porque eso no pasa el análisis más básico de los punteros. No se puede quemar un dron apuntando con esos objetos a esa distancia”, puntualiza el experto.

Encandilar a un dron

Una apuesta más cercana a la realidad es que el dron, o específicamente alguno de sus sensores, se viesen afectado por la cantidad de láseres que recibió durante un tiempo determinado. Sólo en el video es posible ver que el “ataque” se extiende por 45 segundos.

Muchos de los drones que se comercializan actualmente cuentan con diversos sensores para asistir su vuelo, algunos de ellos incluyen un altímetro láser, es decir un haz que permite al hardware conocer la altura a la que se encuentran y realizar un barrido de su entorno, principalmente para evitar colisiones con otros objetos. Una suerte de radar.

Ante esto, Finger postula que “si es que uno apunta ese altímetro láser con muchos láseres desde abajo, me parece plausible que se podría encandilar ese sensor y que de esa forma el dron perdiera la capacidad de leer la altura”.

A lo que se le suma la posibilidad de que el dispositivo “hubiese estado en algún modo de mantener la altura de manera automática y pierde esta medida, se podría pensar que esa podría ser la causa”.

Esta teoría es apoyada por el estudiante del doctorado en Ciencia mención en Astronomía e investigador del DAS y CATA, Pablo Peña, quien en conversación con Emol también señala que los drones utilizan “sensores de proximidad, igual que los autos modernos al estacionar, y estos sensores son ópticos, o sea envían un pequeño láser que si se encuentra con un objeto y le vuelve a llegar al dron y así el equipo sabe que tiene un objeto cerca y se puede alejar automáticamente”.

Por esto, propone que algunos “drones tienen sensores arriba, justamente para evitar chocar con un techo o algo así en caso de volar en interiores […] probablemente, los láseres, como eran tantos, deben haber comenzado a rebotar dentro del mismo dron y con eso generar una interferencia en el sensor óptico y haberle hecho creer que tenía un objeto arriba. Por eso el dron comienza a bajar automáticamente hasta que cae”.

Peña también explica que “[la situación] volvería imposible que quien lo haya estado manejando lo controle porque se activaría un sistema automático y el dron bajaría automáticamente”.

Hackers para bajar drones

Otra de las teorías que se presentó luego de ver el video es la opción de que el equipo fuese intervenido de manera remota y se produjera un ataque a su sistema.

“La definición de un hackeo, si bien es un concepto que generalmente se usa en torno a softwares, se trata de descubrir una vulnerabilidad a un sistema, una vulnerabilidad que no es propia al sistema, sino que tiene que ver con sistemas afines, y uno la explota para hacer fallar el sistema”, explica a Emol César Fuentes, astrónomo de la Facultad de ciencias Física y Matemáticas de la Universidad de Chile e investigador CATA.

“Si esa vulnerabilidad tiene que ver con algún sensor, lo desconozco, va a depender del sistema en particular”, aclara Fuentes.

“Es lo mismo que cuando a uno le dicen que hackearon un banco, uno no sabe realmente de qué forma lo hicieron, algunas veces la forma más fácil de hackear un banco es llamar por teléfono y convencer a alguien que le dé la clave”, comenta el científico y aventura que “incluso es posible que la persona que lo estaba manejando se mareó con lo que le mostraba la cámara y lo botó, o que se haya quedado sin batería. Es un sinnúmero de cosas que pueden haber afectado al sistema y lo haya hecho caer”.

Fuente: emol.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!