Virus de la peste porcina: logran revelar su estructura tridimensional

Un equipo multidisciplinar de científicos españoles ha logrado descifrar, mediante una técnica de crio-microscopia electrónica, la estructura tridimensional del virus de la peste porcina africana, un requisito considerado imprescindible para combatir su infección.

El hallazgo lo han realizado investigadores del CIC bioGUNE (Centro de Investigación Cooperativa de Biociencias) de Bilbao y del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid, que han logrado acercase más a la arquitectura del virus, un requisito previo para comprender su ensamblaje y poder interferir en éste para su erradicación.

Según la investigación, cuyos resultados se han publicado en la revista científica The Journal of Biological Chemistry, este descubrimiento permite impedir la formación de la estructura infecciosa y contribuye en la búsqueda de una vacuna frente a este patógeno.

La técnica utilizada consiste en la extracción de muestras biológicas a decenas de miles de aumentos con enorme detalle.

El ensamblaje de la estructura más externa utiliza una proteína que muestra una forma similar a la que se da en las proteínas encontradas en otros virus capaces de infectar una multitud de seres vivos, desde bacterias a humanos, ha informado el centro vasco de investigación.

Peste porcina, alta resistencia ambiental

El virus de la peste porcina africana muestra una alta resistencia ambiental y puede propagarse a través del contacto con cerdos vivos o muertos y también mediante el uso de productos y objetos de origen porcino, tales como zapatos, ropa o equipamiento.

Este germen infecta tanto a cerdos domésticos como a salvajes, lo que tiene consecuencias enormes para la salud animal, así como repercusiones económicas importantes en la producción y sostenibilidad del sector.

En España, la presencia del virus de la peste porcina africana ha mantenido en alerta a la industria del jamón durante décadas.

Su existencia se detectó a finales de 1950, cuando el virus ingresó en la península, lo que causó la prohibición de exportar animales vivos y productos porcinos hasta 1995.

Después de que se detectara recientemente esta enfermedad en Europa, es ahora el continente asiático el más perjudicado, ya que en 2018 se extendió por China, Mongolia, Vietnam, Camboya y Filipinas, originando pérdidas para el sector estimadas en 20 millones de dólares al mes.

La publicación de esta investigación coincide en el tiempo con hallazgos en la misma línea llevados a cabo por grupos de investigación de China.

Este hecho demuestra, según las mismas fuentes, el afán de la comunidad científica para encontrar soluciones definitivas que permitan erradicar el virus de la peste porcina africana y así aliviar la carga social y económica que esta infección tiene en la salud animal y en la sociedad.

Fuente: EFE

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!