Una piedra del desierto egipcio, evidencia de una supernova Ia

Nuevos análisis químicos indican que la piedra llamada Hypatia del desierto egipcio podría ser la primera evidencia tangible encontrada en la Tierra de una explosión de supernova tipo Ia.

Esta es la conclusión de un nuevo estudio publicado en la revista Icarus, por Jan Kramers, Georgy Belyanin y Hartmut Winkler de la Universidad de Johannesburgo, entre otros.

Desde 2013, Belyanin y Kramers han estado descubriendo una serie de pistas químicas muy inusuales en un pequeño fragmento de la Piedra Hipatia. En su nueva investigación, eliminan a los «sospechosos cósmicos» del origen de la piedra en un proceso minucioso. Han ensamblado una línea de tiempo que se remonta a las primeras etapas de la formación de la Tierra, nuestro sol y los otros planetas de nuestro sistema solar.

Su hipótesis sobre el origen de Hypatia comienza con una estrella: una estrella gigante roja colapsó en una estrella enana blanca. El colapso habría ocurrido dentro de una gigantesca nube de polvo, también llamada nebulosa.

Esa enana blanca se encontró en un sistema binario con una segunda estrella. La estrella enana blanca finalmente «se comió» a la otra estrella. En algún momento, la enana blanca «hambrienta» explotó como una supernova tipo Ia dentro de la nube de polvo.

Después de enfriarse, los átomos de gas que quedaron de la supernova Ia comenzaron a adherirse a las partículas de la nube de polvo.

«En cierto sentido, podríamos decir que hemos ‘atrapado’ una explosión de supernova Ia ‘en el acto’, porque los átomos de gas de la explosión quedaron atrapados en la nube de polvo circundante, que eventualmente formó el cuerpo principal de Hypatia», dice Kramers en un comunicado.

Una enorme «burbuja» de esta mezcla de polvo y átomos de gas de supernova nunca interactuó con otras nubes de polvo.

Pasarían millones de años y, finalmente, la «burbuja» se volvería sólida lentamente, en una especie de «conejito de polvo cósmico». El «cuerpo padre» de Hipatia se convertiría en una roca sólida en algún momento de las primeras etapas de formación de nuestro sistema solar.

Este proceso probablemente ocurrió en una parte exterior fría y sin incidentes de nuestro sistema solar, en la nube de Oort o en el cinturón de Kuiper.

En algún momento, la roca madre de Hypatia comenzó a precipitarse hacia la Tierra. El calor de entrada en la atmósfera terrestre, combinado con la presión del impacto en el Gran Mar de Arena en el suroeste de Egipto, creó micro-diamantes y destrozó la roca madre.

La piedra de Hipatia recogida en el desierto debe ser uno de los muchos fragmentos del impactador original.

«Si esta hipótesis es correcta, la piedra Hypatia sería la primera evidencia tangible en la Tierra de una explosión de supernova tipo Ia. Tal vez igualmente importante, muestra que una ‘parcela’ anómala individual de polvo del espacio exterior podría incorporarse en la nebulosa de energía a partir de la cual se formó nuestro sistema solar, sin mezclarse por completo», dice Kramers. «Esto va en contra de la visión convencional de que el polvo del que se formó nuestro sistema solar estaba completamente mezclado».

Los investigadores encontraron un patrón consistente de 15 elementos en la piedra Hipatia. El patrón es completamente diferente a cualquier cosa en nuestro sistema solar o nuestro vecindario solar, en la Vía Láctea. El análisis de los elementos aprotó evidencia del origen en una supernova Ia, uno de los eventos más energéticos del Universo.

Fuente: europapress.es