Un nuevo planeta rocoso se sofoca bajo tres soles rojos a 22 años luz

Un exoplaneta recién descubierto, LTT 1445 A b, orbita estrechamente a su estrella madre; esa estrella, a su vez, orbita a otras dos, formando un sistema de tres estrellas.

Esta disposición no es diferente al de nuestro vecino de exoplanetas más cercano, Proxima b, también con tres estrellas en su cielo.

Este planeta sobrecalentado, aproximadamente 1,4 veces más grande que la Tierra, tiene un cielo que supera a Tatooine de Star Wars: tres estrellas en lugar de dos. Es uno de los 12 descubrimientos recientes que se acaba de agregar al Exoplanet Archive de la NASA, y fue encontrado por un equipo del Centro de Astrofísica de Harvard utilizando datos del telescopio espacial TESS.

Probablemente un planeta rocoso, LTT 1445 A b tarda solo cinco días en dar una vuelta alrededor de su estrella, un “año” en este mundo, que está a unos 22 años luz de la Tierra. Su órbita abrasadora ayuda a explicar por qué su superficie disfruta de temperaturas del orden de 160 grados Celsius, comparable a un horno precalentado.

Mientras el planeta mismopermanece en lo que probablemente sea una órbita estable alrededor de su estrella, esa estrella también orbita, a mayor distancia, dos estrellas hermanas que están en órbita cerrada una alrededor de la otra. Este no es el primer sistema de tres estrellas que se encuentra con al menos un planeta. Nuestro vecino estelar más cercano, de hecho, es Proxima Centauri, orbitando el par más distante, Alpha Centauri A y B. Proxima está a solo 4,25 años luz de la Tierra. En órbita a su alrededor se encuentra Proxima b, un mundo pequeño y probablemente rocoso que tarda aproximadamente 11 días en rodear su estrella, informa la NASA en un comunicado.

Las tres estrellas en el sistema LTT 1445 son enanas rojas, más frías y mucho más grandes que las estrellas amarillas más grandes como nuestro Sol. El planeta también es el segundo más cercano descubierto hasta el momento que “transita” su estrella, es decir, la órbita de LTT 1445 A b está inclinada en el ángulo correcto para, desde nuestro punto de vista, pasar a través de la cara de su estrella. El método de observación de “tránsito” permite que los telescopios espaciales como TESS detecten planetas que orbitan otras estrellas por las sombras que proyectan: la pequeña inmersión en la luz de las estrellas a medida que el planeta cruza.

El sistema planetario en tránsito más cercano descubierto hasta ahora es HD 219134 a. C., a unos 21 años luz de distancia.

Fuente: europapress.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!