Un estudio asegura que las “superbacterias” causan más muertes que el VIH y la malaria

Son gérmenes que resisten a los medicamentos que fueron diseñados para combatirlos. Afectan especialmente a menores de 5 años

Los gérmenes resistentes a los antibióticos causaron más de 1,2 millones de muertes en todo el mundo en un año, según una nueva investigación que sugiere que estas «superbacterias» se unieron a las filas de las principales enfermedades infecciosas asesinas del mundo.

El estudio publicado este jueves en la revista médica Lancet no es un recuento completo de esas muertes, sino un intento de llenar los vacíos de países que reportan poca o nula información sobre los decesos por gérmenes, según informa la agencia AP.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que al menos 700.000 personas mueren cada año debido a gérmenes resistentes a los antimicrobianos. Pero las autoridades de salud reconocieron desde hace tiempo que hay muy poca información de muchos países.

La resistencia a los antimicrobianos ocurre cuando los gérmenes como las bacterias y los hongos son capaces de combatir los medicamentos que fueron diseñados para matarlos.

El problema no es nuevo, pero la atención aumentó en medio de preocupaciones sobre la falta de nuevos medicamentos para combatir los gérmenes.

Representantes de la OMS dijeron en un comunicado que el nuevo estudio «demuestra claramente la amenaza existencial» que representan los gérmenes resistentes a los medicamentos.

De acuerdo con un reporte médico de 2019, en Estados Unidos más de 35.000 personas mueren cada año a causa de infecciones resistentes a los antibióticos, un 1 % de las personas que desarrollan este tipo de contagios.

En el nuevo artículo, los investigadores estimaron las muertes vinculadas a 23 gérmenes en 204 países y territorios en 2019. Utilizaron datos de hospitales, sistemas de vigilancia, otros estudios y otras fuentes para producir estimaciones de muertes en todas partes del mundo.

Llegaron a la conclusión de que más de 1,2 millones de personas murieron en 2019 a causa de infecciones bacterianas resistentes a los antibióticos.

La estimación, que incluye las muertes por tuberculosis, sugiere que la tasa anual de tales gérmenes es mayor que flagelos mundiales como el VIH y la malaria.

El informe publicado en The Lancet explica que aunque este tipo de gérmenes afecta a todas las edades, el grupo con más riesgo son los niños pequeños, con una de cada cinco muertes atribuida al fenómeno ocurrida entre niños de menos de 5 años.

Los autores del informe consideran que se debe seguir estudiando el fenómeno con datos más precisos de ciertos países donde escasean y recomiendan tomar medidas cuanto antes para limitar el desarrollo de resistencia a los antibióticos.

Además, aconsejan a los Gobiernos y autoridades sanitarias «optimizar el uso de los antibióticos existentes» y no recetarlos sin motivo; controlar y hacer un mejor seguimiento de las infecciones y proporcionar más fondos para desarrollar nuevos antibióticos y tratamientos.

Fuente: clarin.com