Rayos X obligan a reconsiderar la naturaleza del Monstruo de Tully

Pruebas con rayos X muestran que el extraño fósil de 300 millones de años conocido como el ‘Monstruo de Tully’ puede no ser un animal con columna vertebral y asemejarse más a un pulpo o calamar.

Análisis químicos de vanguardia practicados en los melanosomas oculares fosilizados de Tully, y compardos con otras especies, revelan que se parecen a los de los animales sin columna vertebral.

El estudio, publicado en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, fue dirigido por los doctores Chris Rogers y Maria McNamara del University College Cork con un equipo internacional de científicos del Reino Unido, Estados Unidos y Japón.

Los ojos de Tully contienen capas de melanosomas, una característica que se cree que existe solo en los ojos de animales con columna vertebral. Sorprendentemente, sin embargo, el nuevo estudio muestra que estas capas también se encuentran en los ojos de animales sin columna vertebral, como el pulpo y el calamar.

“Me sorprendió”, dijo Rogers en un comunicado. “Durante décadas, los científicos no han podido identificar los pigmentos en los ojos de animales como el pulpo, pero nuestras pruebas químicas muestran que definitivamente es melanina”.

Potentes análisis de rayos X muestran que los melanosomas oculares de animales con y sin columna vertebral contienen elementos diferentes. Polémicamente, los metales en los ojos del Monstruo de Tully son como los de los animales sin columna vertebral.

“Esto significa que los invertebrados siguen siendo contendientes para el animal Tully”, dice el autor principal, el doctor McNamara. “El enigma de qué tipo de criatura fósil es continúa, pero el trabajo futuro de rayos X probablemente jugará un papel importante en descubrir la identidad de Tully y otros fósiles enigmáticos”.

Fuente: europapress.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!