Otra mujer está embarazada de un bebé modificado genéticamente en China

He Jiankui había provocado polémica en la comunidad científica en noviembre de 2018 al anunciar el nacimiento de gemelas con el ADN modificado para que sean inmunes al virus del Sida. Ahora, se conoce un nuevo caso de gestación.

Las autoridades chinas confirmaron que hay una segunda mujer embarazada de un bebé genéticamente modificado. Esta noticia se da luego de los experimentos del científico chino, He Jiankui, quien aseguró en noviembre que había creado los primeros bebés con técnicas de edición del genoma. Ahora, se enfrentará a una investigación policial.

La agencia Xinhua informó que una investigación del gobierno provincial de Guangdong reveló que He Jiankui “produjo falsos documentos de evaluación ética, montó de manera privada un equipo de investigación que incluía científicos extranjeros y utilizó tecnología cuya seguridad y eficacia es dudosa”.

Aunque He Jiankui durante un foro en Hong Kong había contado que había una segunda persona embarazada, solo hasta esta semana se pudo confirmar la veracidad de la noticia. La investigación señala que la mujer sigue en estado de gestación y estará bajo observación médica, al igual que las gemelas del primer embarazo.

Según la investigación, el científico utilizó su propio dinero para realizar el proyecto y contó que eran ocho las parejas que se habían ofrecido como voluntarias. Sin embargo, una de ellas decidió retirarse del experimento. Las autoridades calificaron sus experimentos de grave violación ética. El caso del genetista, según informaron medios locales, pasará a manos del Ministerio de Seguridad Pública y, al parecer, se presentarán cargos penales en su contra.

La controversia por este caso comenzó el 25 noviembre del año pasado, cuando el genetista He Jiankui anunció que había creado a los primeros bebés modificados genéticamente en la historia, se trata de las gemelas Lulu y Nana. Una afirmación que causó revuelo en el mundo de la ciencia y que, incluso, varios investigadores tildaron como una locura.

El gobierno chino había exigido la suspensión de sus actividades científicas días después de que se anunciara públicamente su estudio, ya que este tipo de modificación genética aplicada a seres humanos está prohibida en la inmensa mayoría de los países, incluida China.

He Jiankui, formado en la universidad estadounidense de Stanford, dijo haber empleado la técnica CRISPR/Cas9, conocida como las “tijeras del genoma”, que permite sacar y reemplazar partes indeseables del genoma como si se corrigiera una errata en un ordenador.

Fuente: Afp

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!