Misteriosas estructuras en forma de corona salpican Venus

Columnas de roca sobrecalentada cerca del núcleo de Venus pueden levantarse intermitentemente, romper la superficie del planeta y crear características geológicas en forma de corona.

Un nuevo estudio sugiere que la superficie de Venus es más activa de lo que se pensaba anteriormente, y los resultados podrían arrojar luz sobre cómo la Tierra temprana evolucionó.

En términos de tamaño, masa, distancia y composición química, Venus es el planeta más similar a la Tierra en nuestro sistema solar. Pero mientras que el ambiente de la Tierra es hospitalario para una amplia gama de formas de vida, Venus se describe típicamente como infernal: su atmósfera trituradora contiene nubes corrosivas de ácido sulfúrico sobre una superficie rocosa desértica lo suficientemente caliente como para fundir el plomo.

«La comprensión de cómo estos planetas gemelos divergieron por caminos diferentes es esencial para entender cómo evolucionan los planetas rocosos», dijo Anne Davaille, física de la Universidad de París-Saclay y autora principal del artículo que describe la nueva investigación.

Otra forma en que Venus difiere de la Tierra es que la Tierra ha experimentado durante mucho tiempo un fenómeno denominado tectónica de placas, en el que las placas superficiales se desplazan constantemente sobre la capa del manto subyacente. Esta actividad es responsable de la posición cambiante de los continentes de la Tierra en el tiempo, y es el principal motor de los terremotos y volcanes en la superficie del planeta.

En contraste, la investigación anterior sugirió que la superficie de Venus ha permanecido en gran parte estancada durante los últimos 300 millones a 600 millones de años. Trabajos anteriores sugirieron que Venus no experimenta tectónica de placas debido a que su superficie es más caliente, y por lo tanto más suave, que la de la Tierra, lo que impide que se vuelva lo suficientemente rígida como para romperse en placas.

Sin embargo, la investigación anterior también encontró que la superficie de Venus tiene estructuras cuasi-circulares conocidas como coronae. Estas características consisten en una región central redonda, a menudo rodeada por grietas en la superficie o rayas que se extienden desde el centro, creando una característica que se parece a una corona desde arriba. Estas coronas parecen ser únicas de Venus, escribió Fabio Crameri, investigador del Centro de Evolución de la Tierra y Dinámica de la Universidad de Oslo en Noruega, en un comentario que acompaña el estudio, publicado en la revista Nature Geoscience. La forma redonda de estas coronas sugirió que se formaran debido a que los pilares de roca caliente ascendían por debajo de ellos, pero las trincheras que se veían a su alrededor también indicaban que la roca se hundía bajo sus bordes levantados.

Ahora, los experimentos de laboratorio que simulan Venus apoyan la idea de que las columnas de roca caliente que suben la capa del manto del planeta podrían ayudar a explicar estas coronas. Estos hallazgos sugieren que la superficie de Venus no está tan estancada como los científicos pensaron anteriormente.

En los experimentos, los tanques de vidrio se llenaron con fluidos cargados con partículas de sílice, el mismo material del que normalmente se hacen la arena y el vidrio. Secaron estos fluidos desde arriba para simular la forma en que la superficie venusiana se enfriaba y endurecía con el tiempo y calentaba estos fluidos desde abajo para simular la forma en que el interior caliente del planeta haría circular la roca.

Estos experimentos sugirieron que en Venus, las plumas en forma de hongo de roca caliente que se levanta del manto pueden descansar bajo parches de la superficie de Venus, dijeron los investigadores. Similares «plumas del manto» se ven en la Tierra.

En estos experimentos, las plumas de manto simuladas podrían fracturar la superficie en su mayor parte rígida. El material de los penachos podría llegar a través de las fracturas como magma, según el estudio.

Al mismo tiempo, losas de roca superficial podían sumergir, o subducir, bajo los bordes de los remiendos más grandes de roca que se sentaban encima de los pilares – un proceso que los científicos llamaron «subducción inducida por el penacho».

«El proceso de subducción inducida por el penacho puede ser uno de los procesos localizados que resurjan a Venus de una manera constante y continua», dijo Davaille a Space.com.

En conjunto, estas simulaciones coinciden con los datos disponibles de la superficie venusiana, como los hallazgos con respecto a Artemis y Quetzalpetlatl coronae en Venus, dijeron los investigadores. Aunque la superficie de Venus puede ser en gran parte vieja y estancada, las cicatrices consiguen regularmente ser destruidas por las fuerzas que emanan de debajo de la superficie, agregó.

Una actividad similar podría haber ocurrido en la Tierra primitiva, cuando su superficie era más caliente y más suave, señalaron los científicos.
«Lo que vemos en Venus hoy puede ser muy similar a una fase anterior en la Tierra», dijo Davaille. «El estudio de estos procesos en Venus arroja luz sobre las condiciones necesarias para que los planetas desarrollen la tectónica de placas y pueden arrojar luz sobre nuestros orígenes».

Davaille dijo que ella y sus colegas están proponiendo una nueva misión a la NASA para investigar mejor Venus y aprender más sobre su geología.

Fuente: Europa Press