Las personas realmente pueden morir de risa, así es como pasa

Reír ayuda a liberar endorfinas y a que te sientas bien, pero hacerlo demasiado puede ser peligroso, es ciencia

La expresión “morir de risa” es más real de lo que crees y no se refiere a esos ataques que hacen que te duela el estómago y la cara por no poder parar.

Es verdad que la risa es una buena medicina, ayuda a que tu cerebro libere la llamada “hormona de la felicidad” e incluso puede cambiar tu humor y mejorar tu día, y se dice que esto puede pasar incluso si escuchas a alguien más hacerlo, pero, como con todo, llegar al extremo puede ser peligroso.

Según la leyenda, El filósofo griego Crisipo contó un chiste muy divertido, eso lo llevó a reír de su propia broma y las consecuencias no fueron tan divertidas. Se dice que Crisipo comenzó a asfixiarse por la risa y, después de unos momentos, perdió el conocimiento, tuvo un paro cardiaco y eventualmente murió. Todos creen que lo que provocó su muerte fue la risa, aunque realmente no podemos confirmarlo, y la ciencia dice que es algo que puede suceder realmente.

La idea de morir de risa suena como una de esas cosas que dicen las abuelas y personas mayores para que te comportes, pero no lo es y hay evidencias y casos de personas que realmente murieron por reír demasiado.

¿Cómo puede alguien morir de risa?

El problema de la risa es que, si se da de forma demasiado intensa, si se extiende por un periodo demasiado largo o no se puede controlar, puede provocar varios problemas que pueden ser letales.

Un ataque de risa puede provocar la ruptura de un aneurisma cerebral, lo que lleva a tener sangrados y daños en el cerebro, además de que aumenta la presión en el cráneo y puede interferir con el suministro de oxígeno, y esto puede conducir a un coma o incluso a la muerte.

En segundo lugar, un ataque de risa puede desatar un ataque de asma (el estrés, llorar y muchas otras cosas también pueden causar uno), y en algunos casos puede ser tan severo, que respirar se vuelve realmente difícil y, si no se trata, esto puede presentar una falla respiratoria o incluso un paro cardiaco.

Un ataque de risa también puede causar convulsiones gelásticas, que comúnmente se presentan en el hipotálamo cuando hay un episodio de risa incontrolable. Irónicamente, son estas convulsiones las que hacen que parezca que una persona se está riendo. La risa en exceso también puede llevar a la asfixia (como en el caso Crisipo) y pérdida del conocimiento.

Cuando la risa está acompañada de dolores de cabeza severos, mareos, confusión mental, dificultad para respirar y pérdida de conocimiento, entonces debes buscar la ayuda de un médico experto para estar seguro de que todo está bien y no hay nada grave o raro detrás de todo eso.

¿Reír demasiado es malo para ti?

La buena noticia es que los casos de muerte por risa son raros y se dan por una serie de coincidencias desafortunadas. En general, se ha demostrado que la risa es muy buena para la salud física y mental (así que ponte a ver una buena comedia de vez en cuando), ya que reduce el estrés, mejora la circulación, baja la tensión y ayuda a que los músculos estén más relajados, además de que permite que absorbas más oxígenos y tiene efectos positivos para tus pulmones y corazón.

También se dice que ayuda a controlar los síntomas de la depresión y la ansiedad, mejora tu sistema inmune y reduce el riesgo de padecer enfermedades, y las endorfinas que libera también ayudan a que puedas lidiar mejor con el dolor.

Fuente: gq.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *