La ciencia hace nuevas mediciones para redefinir la duración de un segundo

Pruebas en relojes basados en átomos de iterbio, estroncio y aluminio, candidatos a sustituir el actual estándar

Los científicos han hecho un significativo avance en los planes para redefinir la duración de un segundo, conectando a distancia y midiendo por primera vez tres relojes atómicos que pueden representar la alternativa al actual registro del tiempo.

Actualmente, el tiempo se mide en base al átomo de cesio. Un segundo equivale a 9.192.631.770 oscilaciones de la radiación del isótopo 133 del átomo de cesio a una temperatura determinada.

Sin embargo, los científicos han identificado otros materiales cuyos átomos tienen más oscilaciones, lo que permitiría determinar más fracciones de segundo y, por tanto, mediciones infinitamente más precisas. Ese tipo de mediciones son útiles a la hora de investigar la materia oscura en el universo o probar ciertos aspectos de la Teoría de la Relatividad.

Tres tipos de relojes atómicos

En concreto, se han desarrollado relojes atómicos basados en átomos de iterbio, estroncio y aluminio. Un nuevo experimento publicado la semana pasada en la revista Nature ha conectado por primera vez los rtres tipos de relojes a distancia, para medir sus diferentes oscilaciones.

El experimento ha estado coordinado por científicos del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de EE UU, y fue hecho en entre 2017 y 2018, aunque los resultados han sido publicados ahora.

Los relojes fueron colocados en diferentes sedes (los de iterbio y aluminio en un sitio y el de estroncio en otro) separadas por kilómetro y medio y unidos por un cable de fibra óptica y por un láser ultrasensible. Hacer estas mediciones era complicado porque los tres relojes funcionan con oscilaciones atómicas muy diferentes.

La tecnología desarrollada para coordinarlos demostró ser extremadamente precisa, con errores no superiores a 0,000000000000000008, más exacto que cualquier sistema inalámbrico conocido hasta ahora. Estas mediciones fueron “las más exactas que se haya hecho jamás de constantes de la naturaleza”.

La medición de las oscilaciones de estos relojes es importante para la próxima redefinición de la unidad de tiempo.

Fuente: 20minutos.es