Identificada una avalancha por impacto en el asteroide Bennu

Imágenes tomadas por la nave espacial OSIRIS-REx de la NASA han revelado un deslizamiento de tierra inducido por el impacto de una roca espacial en el asteroide Bennu.

Investigadores del Applied Physics Laboratory (APL) de la Universidad Johns Hopkins rastrearon los pasos de la avalancha registrada en este asteroide, considerado un apilamiento de escombros, y concluyeron que solo ciertas propiedades de la superficie, específicamente, partículas de polvo seco sin prácticamente cohesión, podrían haber llevado a tal evento.

«El deslizamiento de tierra comenzó cuando los escombros del impacto de un meteorito cayeron sobre la superficie de Bennu», dijo en un comunicado Mark Perry, autor principal de un artículo sobre la investigación en la revista Nature Geoscience. «Y cuando un objeto golpea una superficie con tanta fuerza, de 5 a 20 kilómetros por segundo, espera que el material en la superficie destelle a una velocidad igualmente alta. Si el objeto que golpeas está poco cohesionado, el material sube a menor velocidad. En cualquier caso, esperaríamos que la mayor parte del material salte al espacio, pero eso no fue lo que sucedió durante este impacto».

En cambio, la mayor parte de ese material, llamado eyecta, regresó a la superficie y se deslizó por la cara del asteroide, iniciando una amplia avalancha que rodó lentamente hacia el ecuador de Bennu. Mark Perry, que dirigió el equipo investigador, dijo que la única forma en que esto podría suceder en un objeto pequeño como Bennu, que tiene menos de 500 metros de diámetro y tiene baja gravedad, es si el polvo tuviera poca o casi ninguna cohesión.

«Debido a que Bennu es tan pequeño, su velocidad de escape es inferior a unas pocas décimas de milla por hora, por lo que cualquier partícula expulsada más rápido que eso abandonaría la superficie», dijo. «Estas velocidades lentas solo son posibles si la superficie de Bennu es más débil de lo que pensábamos, incluso más débil que la arena seca muy suelta. Esta resistencia superficial extremadamente baja también significa que el material en una pendiente se altera fácilmente, y eso es lo que provocó el deslizamiento de tierra».

Un meteorito de medio metro deja un cráter de 70 metros

Los científicos detectaron otras pistas sobre la fuerza sobre y debajo de la superficie de Bennu. El meteoroide que impactó tenía solo unos 50 centímetros de ancho, pero creó un cráter de 70 metros de ancho. Y este deslizamiento de tierra solo puede formarse si las partículas de la superficie esencialmente no tienen atracción entre sí y pueden moverse fácilmente.

Del mismo modo, las terrazas, descritas en un artículo de abril en el Journal of Geophysical Research: Planets, son estructuras escalonadas que eluden a Bennu en dirección este-oeste y son el resultado del deslizamiento (deslizamiento) de rocas generalizado cuesta abajo. Este deslizamiento de la superficie solo puede ocurrir si la superficie de Bennu está muy suelta.

Los investigadores estiman que, si bien la fuerza de la superficie de Bennu es aproximadamente cuatro órdenes de magnitud más débil que las superficies de los asteroides más grandes y la Luna, es consistente con las estimaciones de otros asteroides de escombros, como Ryugu, explorados por la nave espacial Hayabusa2 en 2018-19.

Fuente: europapress.es