Fuegos extremos en Canadá ayudan a modelar efectos de la guerra nuclear

Incendios forestales extremos en Canadá bombearon tanto humo a la atmósfera superior en agosto de 2017 que una enorme nube rodeó la mayor parte del hemisferio norte.

Se trata de un hallazgo publicado ahora en la revista Science que, según sus autores, ayuda a los científicos a mejorar los modelos de impactos climáticos de una eventual guerra nuclear.

La nube de pirocúmulo nimbus (pyroCbs), la más grande de su tipo jamás observada, se denominó rápidamente “la madre de todas las pyroCbs”. Cuando el humo llegó a la estratosfera inferior, fue calentado por la luz del sol y “autoalimentado” de 15 a 30 kilómetros en dos meses. El ingrediente fundamental era el carbón negro (hollín), que absorbía la radiación solar, calentaba el aire y alimentaba el rápido aumento del humo. El humo duró más de ocho meses porque la estratosfera no tiene lluvia para eliminarlo.

“Este proceso de inyectar hollín en la estratosfera y verlo extender su vida útil por auto-elevación, fue modelado previamente como consecuencia del invierno nuclear en el caso de una guerra total entre los Estados Unidos y Rusia, en la que el humo de la destrucción de las ciudades cambiaría el clima global “, dijo en un comunicado el coautor Alan Robock, profesor distinguido en el Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Rutgers-New Brunswick.

“Incluso una guerra nuclear relativamente pequeña entre India y Pakistán podría causar un cambio climático sin precedentes en la historia humana registrada y las crisis alimentarias mundiales”, dijo Robock, quien trabaja en la Facultad de Ciencias Ambientales y Biológicas.

Los científicos utilizaron un modelo climático de última generación del National Center for Atmospheric Research para modelar la elevación y el movimiento de la colosal nube de humo de incendios forestales canadiense. El modelo consideró las características del humo, como la proporción de hollín con respecto a otros ingredientes y la velocidad a la que el ozono en la atmósfera superior descompuso el humo.

La nube de humo contenía solo alrededor de 0,3 millones de toneladas de hollín, mientras que una guerra nuclear entre India y Pakistán podría producir 15 millones de toneladas y una guerra entre Estados Unidos y Rusia podría generar 150 millones de toneladas. Aún así, los científicos validaron sus teorías anteriores y el modelo climático que están utilizando para la investigación en curso sobre los impactos de la guerra nuclear mediante el estudio de los incendios forestales, según Robock.

El rápido aumento observado de la columna de humo, su propagación y las reacciones fotoquímicas en la capa de ozono proporcionan nuevas ideas sobre los posibles impactos climáticos globales de la guerra nuclear, según el estudio.

Los próximos pasos, como parte de un proyecto de modelación climática de conflicto nuclear de Rutgers, son utilizar escenarios de guerra nuclear refinados para determinar el impacto potencial sobre el clima y la producción de alimentos en la tierra y en el océano, junto con el potencial de hambruna global. Lo que los científicos aprendieron del modelado de incendios forestales hará que su nuevo trabajo sea más preciso y creíble.

Fuente: europapress.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!