Fragmentos del «Libro de los Muertos» del antiguo Egipto son reunidos después de siglos

Juntos, los segmentos de envoltura de momia de lino de 2.300 años de antigüedad revelan escenas y hechizos del antiguo texto egipcio destinado a guiar a los muertos

Arqueólogos han reunido digitalmente dos fragmentos de una envoltura de momia de lino de 2.300 años de antigüedad cubierta de jeroglíficos del antiguo Libro de los Muertos egipcio. Juntos, revelan escenas y hechizos del antiguo texto egipcio destinado a guiar a los muertos.

Como informa Live Science, los dos fragmentos de lino se unieron después de que el Museo Teece de Antigüedades Clásicas de la Universidad de Canterbury (Nueva Zelanda) catalogara una imagen digital de uno de los segmentos en una base de datos en línea de código abierto. Cuando los empleados del Getty Research Institute de Los Ángeles vieron las fotografías del envoltorio digitalizado, se dieron rápidamente de que el instituto tenía un fragmento del sudario que, como una pieza de un rompecabezas, encajaba con el segmento neozelandés.

La noticia fue anunciada el mes pasado por la Universidad de Canterbury. «Hay una pequeña brecha entre los dos fragmentos; sin embargo, la escena tiene sentido, el encantamiento tiene sentido y el texto da en el clavo», dijo Alison Griffith, profesora asociada del departamento de Clásicas de la escuela,en un comunicado. «Es sencillamente increíble unir fragmentos a distancia».

Libro de los Muertos: navegar por el más allá

Ambos segmentos contienen fragmentos del Libro de los Muertos, que se creía que ayudaba a los difuntos a navegar por el más allá. Según el comunicado, las piezas están escritas en escritura hierática o cursiva y se remontan al año 300 a.C.

En estos segmentos concretos hay imágenes de carniceros despiezando un buey; una barca funeraria con las diosas Isis y Nepthys; y una figura arrastrando un trineo decorado con una imagen de Anubis, el dios egipcio de los muertos. Una configuración similar de escenas se encuentra en el Libro de los Muertos del Papiro de Turín.

«La creencia egipcia era que los difuntos necesitaban cosas mundanas en su viaje hacia y en la otra vida, por lo que el arte de las pirámides y las tumbas no es arte como tal; en realidad se trata de escenas de ofrendas, suministros, sirvientes y otras cosas que se necesitan en el otro lado», dijo Griffith.

Las vendas envolvieron a un hombre llamado Petosiris

Las partes reunidas digitalmente proceden de una serie de vendas que en su día envolvieron a un hombre llamado Petosiris, informa Artnet News. Los fragmentos de lino están repartidos por museos y colecciones privadas de todo el mundo.

«Es un destino desafortunado para Petosiris, que tuvo tanto cuidado y gasto para su entierro», dice Foy Scalf, jefe de archivos de investigación del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago, en el comunicado.

Aún se desconoce cómo y por qué se separaron los dos trozos de tela. Pero puede haber otra pista en camino: ya se ha identificado otra posible coincidencia en un fragmento de la Universidad de Queensland (Australia).

El segmento de la Universidad de Canterbury, por su parte, procede de la colección de Charles Augustus Murray –cónsul general británico en Egipto de 1846 a 1853– y posteriormente pasó a ser propiedad del funcionario británico Sir Thomas Phillips. La universidad adquirió el lino en una venta de Sotheby’s en Londres en 1972.

Los estudiosos esperan que los fragmentos recién unidos revelen más información sobre las prácticas funerarias del antiguo Egipto. «La historia, al igual que el sudario, se está reconstruyendo poco a poco», afirma Terri Elder, conservadora del Museo Teece, en el comunicado.

Fuente: dw.com