Españoles afirman haber creado el primer embrión de mono con células humanas

Investigadores de la Universidad Católica de Murcia (España) afirman haber creado un embrión de mono y humano en China, según El País. El medio ibérico también señala que los resultados se están preparando para su publicación en una revista científica. Se eligió ese país de experimentos porque allí la ley establece requisitos menos estrictos para tales estudios.

La creación de los embriones quiméricos estuvo a cargo del Profesor de la Universidad Católica de Murcia y del Instituto Salk (EE. UU.) Juan Carlos Izpisúa Belmonte, y la vicerrectora de la Universidad Católica de Murcia, Maria Estrella Núñez.

En este tipo de experimentos, se toma como base el embrión de una especie, y luego se introducen células madre de otra especie. En teoría, las células humanas pueden usarse y formarse para formar un órgano específico en el embrión. Las células del embrión receptor, a partir del cual se debe formar este órgano, deben permanecer inactivas. Los datos obtenidos durante tales experimentos podrían ayudar a desarrollar órganos humanos que serían usados para trasplantes.

Quimeras made in China

En 2017, los españoles publicaron un artículo que describía los resultados de la creación de embriones quiméricos de cerdos y humanos. Estas especies están bastante lejos unas de otras, por lo tanto, los embriones híbridos por defecto no pudieron vivir durante mucho tiempo.

Por eso, en este nuevo estudio, los científicos utilizaron especies más estrechamente relacionadas: humanos y monos. Aunque los investigadores no especifican la especie de mono que usaron, se puede suponer que es un macaco u otro mono parecido al humano. El genoma de las células embrionarias ha sido alterado para que no puedan formar un órgano específico.

En EE.UU., tales experimentos no pueden recibir fondos del gobierno. Por otro lado, en España y la Unión Europea, los organismos cuyo genoma ha sido editado se equiparan a los modificados genéticamente, y su cultivo es limitado. Por lo tanto, es casi imposible obtener un embrión quimérico de un mono y un humano en los laboratorios donde trabaja Izpisúa. Eso lo llevó a China, donde no existen restricciones tan rígidas.

Se argumenta que los embriones se desarrollaron normalmente, pero después de algún tiempo fueron destruidos por razones éticas: para que no aparezcan monos que son demasiado similares a los humanos. Los investigadores señalan que la ética en este caso puede dificultar el progreso en el trasplante. “Es mucho más difícil crear un organoide [una formación en miniatura cuyos tejidos imitan a un órgano en particular] en un tubo de ensayo que hacer que una fábrica natural cree un órgano que siempre ha podido producir”, dice Estrella Núñez.

¿Carrera?

Además del personal de Izpisúa, el laboratorio Hiromitsu Nakauchi también participa activamente en experimentos con embriones quiméricos. Hace una semana, el gobierno japonés aprobó la aplicación para la creación de embriones de ratones con células humanas y su cultivo hasta 14,5 días después de la concepción.

Dos años antes, estos dos equipos publicaron artículos científicos sobre la creación de embriones de ratas y ratones quiméricos con una diferencia de solo un día: Nakauchi, el 25 de enero de 2017; e Izpisúa, el 26 de enero del mismo año.

Los grupos continúan caminando uno al lado del otro. En junio, los biólogos bajo el liderazgo de Nakauchi prepararon una preimpresión de una publicación sobre experimentos con células humanas, de macacos y chimpancés. Inyectaron células madre pluripotentes inducidas (iPSC) de chimpancés en embriones rhesus de cinco días, y se desarrollaron con éxito durante varios días más. Debido a restricciones éticas, las células humanas no se implantaron en embriones de mono, pero en cultivo una mezcla de iPScs humanos y chimpancés formaron tejido cardíaco bastante funcional.

Fuente: elespectador.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!