El experimento más grande contra la proliferación del VIH terminó en fracaso

El experimento más grande sobre el método más prometedor para prevenir la propagación del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) ha fracasado: la reducción en el número de nuevos casos de VIH en el grupo experimental principal en comparación con el de control resultó ser estadísticamente insignificante, dice la revista Science.

La principal estrategia para combatir la propagación del VIH, que la comunidad mundial está discutiendo ahora, es el inicio inmediato de la terapia antirretroviral en aquellas personas con resultados positivos. Dado que los medicamentos antirretrovirales suprimen el VIH a un nivel tal que una persona realmente deja de propagar el virus, la humanidad espera erradicar la epidemia de la enfermedad.

Por ello nació el objetivo global llamado 90-90-90, que señala que el 90% de las personas que viven con el VIH conocen su estado, el 90% de estas personas reciben tratamiento y en el 90% de las personas que reciben tratamiento no se detecta carga viral.

Sin embargo, este enfoque, para decepción de los científicos, aún no ha recibido una confirmación experimental, y los resultados de la nueva investigación más grande actualmente presentados en la conferencia CROI en Seattle, EEUU, también son decepcionantes, escribe Science.

Resultados decepcionantes

El estudio Population Effects of Antiretroviral Therapy to Reduce HIV Transmission (PopART) se inició en Zambia y Sudáfrica a fines de 2013 y cubrió a un millón de personas. 21 comunidades locales fueron asignadas al azar a uno de tres grupos.

En el grupo A, los científicos hicieron pruebas anuales de VIH a todos los residentes y les ofrecieron a comenzar el tratamiento de inmediato, en el grupo B también evaluaron a todos, pero fueron tratados de acuerdo con las pautas nacionales. El grupo C era de control.

Tres años más tarde, los científicos evaluaron al azar a más de 12.000 personas de los tres grupos y descubrieron que en el grupo B el número de casos nuevos era un 30% menor en comparación con el de control, pero en el grupo A era solo un 7% menor, una diferencia estadísticamente no significativa.

Entre los factores que pudieron causar un resultado tan inesperado y desagradable, los científicos destacan, por ejemplo, la migración de personas con VIH, el agrupamiento de redes de parejas sexuales alrededor de personas con un alto riesgo de transmisión del VIH y un comportamiento más arriesgado. Sin embargo, por ahora es imposible decir inequívocamente qué fue lo que influyó en este caso.

Recientemente científicos informaron un segundo caso de remisión a largo plazo en pacientes con VIH, y probablemente el tercero en la historia, después de una operación de trasplante de médula ósea.

Fuente: nmas1.org

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!