Científicos descubren una nueva falla junto al extremo sur de la de San Andrés

Una nueva falla próxima a la de San Andrés podría afectar a los modelos de predicción sísmica de California, según un estudio realizado por un grupo de científicos que esta semana anunció el hallazgo de esta formación geológica.

El anuncio se produjo tan solo unos días después de que una serie de más de 200 temblores sacudieran la zona sísmica de Brawley, junto al extremo sur de la falla de San Andrés, lo que hizo que las autoridades estatales emitieran un aviso por riesgo elevado de un gran terremoto en la región.

Los sismólogos determinaron que los movimientos telúricos continuados junto a San Andrés habían incrementado la posibilidad del temido ‘Big One’ hasta un 1 por ciento entre el 27 de septiembre y el 4 de octubre.

La llamada falla de Salton Trough está situada bajo la superficie del Salton Sea, un lago gigante ubicado en el sur del estado (dentro de los condados de Imperial y Riverside) en un un área conocida por ser capaz de generar secuencias de temblores de pequeña magnitud que pueden durar días.

El descubrimiento fue hecho por científicos del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de San Diego y miembros del Laboratorio Sismológico de Nevada y fue presentado públicamente a inicios de octubre en la nueva edición del Boletín de la Sociedad Sismológica de América.

Valerie Sahakian, la autora principal de la investigación, explicó que el hallazgo es importante porque “podría afectar los actuales modelos que miden el riesgo sísmico en las regiones propensas a los terremotos como el área metropolitana de Los Ángeles”.

La creación de los mapas de fallas sirve para catalogar la vasta red de fisuras sísmicas que atraviesan California. Estas herramientas ayudan a los científicos a evaluar los peligros y la posible destrucción que podría ocasionar un terremoto de gran magnitud.

La falla de Salton Trough fue identificada a través del uso de equipos submarinos que fueron movilizados para explorar las profundidades del Salton Sea. Los científicos añadieron que la falla se desplaza horizontalmente, pero no ha generado actividad sísmica recientemente, uno de los motivos por el cual no se había detectado su presencia.

El informe no relaciona esa nueva falla con los temblores recientes en el sur de California.

Los investigadores han señalado que todavía necesitan estudiar más a fondo las características de la falla y esperan que su análisis contribuya a comprender el comportamiento del extremo sur de la falla de San Andrés.

Según los sismólogos, el extremo sur de la falla de San Andrés ha experimentado terremotos de magnitud 7 o superior cada 175 a 200 años. Este patrón de comportamiento se ha registrado durante los últimos mil años, sin embargo han pasado más de 300 años desde que la parte sur de la falla ha experimentado una ruptura grande.

«El tiempo prolongado desde el último terremoto en el sur de San Andrés ha sido desconcertante para la comunidad de las ciencias geológicas,» afirmó Graham Kent, un sismólogo y uno de los autores del estudio.

Fuente: Univision.com