Nuestros nombres influyen en nuestro aspecto físico

Si tu nombre es Federico, por ejemplo, ¿de verdad pareces un “Federico”? Una nueva investigación publicada por la Asociación Americana de Psicología ha encontrado que la gente suele acertar más de lo que cabría esperar en asignar correctamente nombres a personas desconocidas, a partir solo de ver sus rostros. Los autores del estudio creen que estos aciertos podrían tener algo que ver con los estereotipos culturales que atribuimos a los nombres. 

Leer más