Sensores de luz detectan sustancias extrañas en alimentos y bebidas

Detectar cuerpos extraños como pequeños insectos o trozos de plásticos y cartón en mermeladas o encontrar contaminantes o cuerpos extraños en vino embotellado son algunos de los avances conseguidos por investigadores del Centro Tecnológico AINIA, en España. Se trata de una tecnología de identificación de determinadas longitudes de onda que permiten una mayor penetración en alimentos.

Una técnica avanzada de detección de contaminantes y materias extrañas en alimentos permite penetrar en alimentos y detectar contaminantes o cuerpos extraños de tamaño reducido (hasta 2 y 3 milímetros), situados en la superficie o incluso en su interior.

Esta técnica centrada en la interacción entre la luz infrarroja y la materia se denomina visión penetrante NIR y utiliza cámaras con sensores, especialmente sensibles al rango espectral NIR, que son capaces de captar características completamente invisibles para el ojo humano.

La tecnología es de gran utilidad para en el sector agroalimentario. Es aplicable sobre las líneas de procesado de empresas de frutas. Por ejemplo, en el caso concreto de cerezas sin hueso para utilizar en el sector de la confitería. Se aplica justo en un punto posterior al deshuesado de las cerezas para detectar directamente sobre la línea de procesado cualquier cereza que no haya sido deshuesada o que haya sido parcialmente deshuesada. En este caso, este sistema la detectaría y en un punto posterior sería expulsada.

Técnica avanzada de análisis

La visión penetrante NIR es una técnica avanzada de análisis desarrollada para la detección de cuerpos extraños en aplicaciones agroalimentarias. Con esta tecnología desde AINIA se ha conseguido detectar contaminantes o cuerpos no deseados de baja densidad en alimentos de muy distinta variedad. Además, detecta la sustancia extraña independientemente de la posición que se encuentre dentro del alimento, en la superficie, en la parte inferior o incluso en el interior.

Los especialistas en visión avanzada han encontrado ciertas bandas del espectro especialmente penetrantes en alimentos, que permiten atravesar el alimento varios centímetros. Se trata de una técnica basada en la capacidad de la radiación infrarroja cercana NIR capaz de atravesar la materia en algunas longitudes de onda. Empleando una fuente de emisión monocromática de potencia y fotodetectores de silicio, es posible detectar la atenuación o dispersión que provoque una materia extraña.

Tal aplicación trabaja en tiempo real procesa al momento cada frame que capta la cámara. El contaminante o materia extraña detectada queda registrado en una base de datos para su posterior análisis. La principal ventaja del sistema es su capacidad de penetración de la luz sobre la mayoría de compuestos orgánicos de los alimentos. De esta forma, se consiguen identificar características invisibles para el ojo humano.

Fuente: Agencia SINC

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!