Politécnicos trabajan en la búsqueda del internet del todo

Para conectar la ciencia ficción con la realidad, el Centro de Investigación en Computación (CIC) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad de California impulsan un proyecto que busca crear el llamado Internet del Todo (IoE, por sus siglas en inglés), con el que a partir de enlaces de comunicación entre objetos, datos y personas, se integran experiencias entre usuarios en línea orientadas a su propio beneficio.

El proyecto consiste en crear un nuevo esquema, más eficiente, barato, sencillo y con menos requisitos de hardware, que logre superar el reto que implican las infinitas interconexiones entre múltiples archivos, individuos y cosas. Además de obtener información que logre una interacción con beneficio científico, social y ecológico.
El Internet del Todo funciona con dispositivos interconectados en una comunidad de usuarios a través de la red. Por ejemplo, Google Maps permite conocer de manera anticipada las zonas de obstrucción vial y ofrece alternativas para llegar a tiempo al destino.
Las aplicaciones que pueden surgir a través de la exploración del Internet del Todo son amplias, como predecir un delito o disturbio por medio de la detección en el aumento del ritmo cardiaco, en el nivel de sudoración de un grupo de personas, o al localizar elevación de clor mediante sensores ubicados en la ropa o en cámaras de vigilancia.
“El IoE se enfoca en los datos generados por distintos dispositivos, así como en aplicaciones que sacan provecho de dicha información. Por ejemplo, un automóvil inteligente que gestiona por medio de la red la posibilidad de reservar un espacio cercano para estacionarse”, comentó Rolando Menchaca Méndez, profesor del CIC.
Para desarrollar su labor, el especialista trabaja en una aplicación de videojuegos que funciona a través de los pensamientos del usuario, de tal forma que simula ser el personaje dentro del juego. Lo anterior se realiza mediante el análisis de las señales eléctricas cerebrales obtenidas por medio de sensores inalámbricos.
Asimismo, desarrolla un estudio basado en el IoE, en el que utiliza sensores que miden la actividad cerebral (electroencefalógrafo). Con el propósito de observar los patrones mentales en el proceso de aprendizaje y conocer cuándo se asimila la información y cuándo no, así como identificar cuál es la ruta: visual, auditiva o a través de la praxis. Los resultados servirán para crear un software con actividades orientadas a una enseñanza concreta y dirigida.
A partir de la ciencia de datos han florecido otras tecnologías, como la obtención de patrones que permiten la creación de instrumentos para la prevención de delitos y la planeación para mejorar o construir ciudades inteligentes. Así, con la información adquirida es posible investigar sobre cualquier fenómeno.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!