Microchip de grafeno multiplica por 10 la velocidad de las transmisiones inalámbricas

Un microchip que filtra la radiación no deseada con la ayuda del grafeno ha sido desarrollado por científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) y probado por investigadores de la Universidad de Ginebra (Unige), ambas de Suiza. La invención se podría usar en futuros dispositivos para transmitir datos inalámbricos diez veces más rápido. Los resultados se publican en Nature Communications.

“Está basado en grafeno, elemento esencial para conseguir telecomunicaciones inalámbricas más rápidas en bandas de frecuencia a las que los dispositivos móviles actuales no pueden acceder”, dice el científico de EPFL Michele Tamagnone, en la información de la Escuela. El dispositivo protege las fuentes de datos inalámbricos -que son esencialmente fuentes de radiación invisible- de la radiación no deseada, y así garantiza que los datos permanecen intactos.

Los científicos descubrieron que el grafeno puede filtrar la radiación de la misma manera que las gafas polarizadas. La vibración de la radiación tiene una orientación, y al igual que las gafas polarizadas, el microchip garantiza que sólo pase la radiación que vibra de una manera determinada.

El material utilizado es a la vez transparente y opaco a la radiación, dependiendo de la orientación de la vibración y la dirección de la señal. Los científicos de la EPFL y sus colegas de Ginebra utilizan esta propiedad para crear un dispositivo conocido como aislador óptico.

Cargas más rápidas

Por otra parte, su microchip funciona en una banda de frecuencia que está actualmente vacía, llamada gap de terahercios. Los dispositivos inalámbricos actuales transmiten datos en el rango de gigahercios o en frecuencias ópticas. Esto es una imposición de las limitaciones tecnológicas, y deja el potencial de la banda de terahercios sin explotar para la transmisión de datos.

Pero si los dispositivos inalámbricos pudieran usarse en el ancho de banda de los terahercios, el teléfono móvil futuro podría potencialmente enviar o recibir datos decenas de veces más rápido que en la actualidad, lo que significa una mejor calidad de sonido, una mejor calidad de imagen y cargas más rápidas. El microchip basados en grafeno lleva esta tecnología de terahercios un paso más cerca de la realidad. La investigación fue financiada por el proyecto europeo Graphene Flagship y por la Fundación Nacional de Ciencia de Suiza.

Referencia:

Michele Tamagnone, Clara Moldovan, Jean-Marie Poumirol, Alexey B. Kuzmenko, Adrian M. Ionescu, Juan R. Mosig & Julien Perruisseau-Carrier: Near optimal graphene terahertz non-reciprocal isolator. Nature Communications (2016). DOI:10.1038/ncomms11216.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!