Las hábiles manos de este robot suturan tejidos mejor que los cirujanos

Un robot cirujano ha sido entrenado para realizar un procedimiento médico muy delicado. La máquina es capaz de coser tejidos blandos con hilo y aguja, de forma más precisa y fiable que incluso el mejor médico humano.

El Robot Autónomo de Tejidos Blandos (STAR, por sus siglas en inglés), desarrollado por investigadores del Sistema Sanitario Infantil Nacional en Washington D.C. (EEUU), emplea un avanzado sistema de imágenes en 3D y sensores de fuerza muy precisos para poner puntos con una precisión submilimétrica. El sistema fue diseñado para imitar la práctica quirúrgica, pero en pruebas con cerdos vivos se demostró capaz de superar el rendimiento de sus maestros.

Actualmente, la mayoría de los robots quirúrgicos se controlan en remoto, y ningún sistema quirúrgico automático ha sido empleado para manipular tejidos blandos. Así que el trabajo, descrito esta semana en la revista Science Translational Medicine, demuestra el potencial de las herramientas quirúrgicas automatizadas para mejorar los resultados de los pacientes. Se practican más de 45 millones de cirugías de tejido blando en Estados Unidos cada año. Los ejemplos incluyen las operaciones de hernia y reparaciones de músculos dañados.

El cirujano pediátrico del Sistema Sanitario Infantíl Nacional Peter Kim, responsable del trabajo, explica: “Imagínate que necesitas una cirugía, o que un ser querido necesita someterse a una operación. ¿No resultaría crítico contar con el mejor cirujano y las mejores técnicas quirúrgicas posibles?”

Kim no cree que la tecnología vaya a reemplazar a los cirujanos humanos. Explica que un cirujano supervisará el trabajo del robot y asumirá el control en caso de producirse una emergencia, como una hemorragia inesperada.

Sobre el enfoque de que una máquina sustituya al médico profesional, el responsable afirma: “Aunque nos enorgullecemos de nuestro oficio de practicar procedimientos quirúrgicos, disponer de una máquina o herramienta que trabaja con nosotros para asegurar una mayor seguridad de resultado y reducir las complicaciones tendría un enorme beneficio”. El nuevo sistema es un impresionante ejemplo de un robot que realiza delicadas manipulaciones. Si los robots pueden alcanzar el mismo nivel de destreza manual que los humanos, podrían asumir muchas más tareas y trabajos.

STAR consta de un robot industrial equipado con varios componentes personalizados. Los investigadores desarrollaron un sensor de fuerza para suturar y una cámara de infrarrojo cercano capaz de grabar imágenes del tejido blando con un gran nivel de detalle mediante la inyección de unos marcadores fluorescentes.

“Es un resultado importante”, afirma el profesor de la Universidad de California en Berkeley (EU) Ken Goldberg, que también está desarrollando sistemas robóticos quirúrgicos. El experto añade: “La innovación en la detección en 3D me parece especialmente interesante”.

El equipo de Goldberg ha desarrollado robots quirúrgicos que podrían resultar más flexibles que STAR porque en lugar de ser programados manualmente, pueden aprender de forma automática al observar a cirujanos expertos. El responsable afirma que el próximo paso será “copiar la destreza de los expertos”.

Fuente: MIT Technology Review