Juggernaut, un robot de rescate hecho por estudiantes de bachillerato

Alumnos del Colegio de Bachilleres del estado de Yucatán (Cobay) plantel número 10 Valladolid, desarrollaron un prototipo de robot móvil llamado Juggernaut, el cual está diseñado para trasladarse en diversos tipos de terreno y ser utilizado en situaciones de riesgo ante un desastre natural.

Este proyecto forma parte de la delegación que representará a México en el Intel International Science and Engineering Fair (Intel ISEF) a realizarse en mayo de 2016, en Phoenix, Arizona.
Brandon Luis Puc Oy, Edwin Miguel Hoil Majay y Humberto David Chan de la Cruz, son los nombres de los jóvenes creadores del robot, el cual consta de una base móvil con cuatro llantas con tracción de oruga impulsada por cuatro motores casi independientes, teniendo como complemento un brazo robótico desmontable que sirve para remover diversos obstáculos que estorben en el trayecto del carro.
Parte de los objetivos al construir este prototipo de robot, comentan los jóvenes, es que no fuese tan costoso como los que ya existen en el mercado, esa razón los llevó a utilizar su ingenio y emprender una búsqueda de materiales que pudieran ser reutilizados para la fabricación de Juggernaut.
“Por ejemplo, las partes de las orugas del robot están hechas con las cadenas del motor del tiempo de una motocicleta, las cuales conseguimos en un taller mecánico que las consideraba como desecho, pero nosotros las reutilizamos para volverlas parte del carro”, expone Puc Oy.
Detalla que el tío de uno de los integrantes del equipo realiza muebles con PVC espumoso y la pedacería del material que no ocupaba se empleó para realizar la estructura del robot; a su vez los ejes que unen las llantas están conformados por rayos de bicicleta.
Este vehículo todo terreno de 26 centímetros de largo y 14 centímetros de ancho, tiene adaptado un espacio para colocar un teléfono celular y utilizar su cámara para monitorear en tiempo real el trayecto del robot enlazado a una computadora a través de una red wifi.
La parte del cerebro de Juggernaut es controlada por software Arduino, y está equipado con una barra LED que da mayor luminosidad a la visión de la cámara.

La historia
Para los estudiantes de Yucatán que actualmente tienen 17 y 18 años, todo comenzó cuando su profesora de física, Celsa del Carmen Cupul Couich y ahora asesora del proyecto, les dejó como trabajo final realizar un producto en el que pudieran aplicar los conceptos vistos en el transcurso del semestre.
“La decisión de realizar este proyecto es porque siempre nos ha gustado la robótica, pero cuando investigábamos sobre robots veíamos que resultaba caro comprar uno y los que tenían precios más accesibles eran didácticos y solamente servían para conocer cuestiones básicas, pero el trabajo que nos dejó la profesora fue motivo para poder construir un robot nosotros mismos y, a la vez, demostrar que se puede realizar uno sin la necesidad de tener mucho dinero”, apunta Hoil Majay.
Esto llevó a los estudiantes a adquirir de manera autodidacta conocimientos relacionados con mecánica, programación, cinemática, electrónica, por medio de videos tutoriales, libros y manuales.
Una vez terminado el robot, los jóvenes decidieron llamarlo como un villano de los X-Men, cuyo nombre es Juggernaut que significa “fuerza imparable”, pero dándole un enfoque positivo para que su robot ahora fuese una fuerza imparable que pudiera recorrer cualquier tipo de terreno para “hacer el bien”.
Así Juggernaut participaría en primera instancia en un concurso interno de su escuela denominado Un día en la ciencia, resultando ganador del tercer lugar, y dando la pauta para que el proyecto participara en la Feria Estatal de Ciencias en la que los jóvenes se hicieron acreedores del primer lugar.
Esto les dio el pase para competir en la Feria Nacional de Ciencias e Ingenierías 2015, organizada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en la cual obtuvieron el segundo lugar en la categoría de Ingeniería y ahora forman parte de los doce proyectos que representarán a México en el Intel International Science and Engineering Fair (Intel ISEF).
Para los jóvenes este proyecto les ha dejado muchas experiencias en cada una de las etapas en que han participado, pues ahora saben seguir los pasos de una investigación en forma y también, gracias a las opiniones de expertos, logran aplicar mejoras a su robot.

Fuente: Agencia Informativa Conacyt / Eduardo Piña

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!