Tres voluntarios fallecen al probar una inmunoterapia prometedora contra el cáncer

La Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha paralizado un importante estudio de inmunoterapia después de que tres pacientes hayan fallecido por reacciones tóxicas.

 

El ensayo, que estaba siendo ejecutado por Juno Therapeutics de Seattle (EU), se cuenta entre los estudios más avanzados que exploran el uso de células T modificadas genéticamente para tratar el cáncer. 

Juno cree que las muertes, resultado de edemas cerebrales, fueron causadas por el tratamiento de pre-acondicionamiento, fludarabina, y no por las propias células T. Según Forbes, que fue el primer medio en informar sobre esta medida tomada por la FDA, se espera que el estudio se reanude con modificaciones.

En una conversación telefónica con analistas de bolsa celebrada la semana pasada, el CEO de Juno Therapeutics, Hans Bishop, reconoció: “Todos acudimos al trabajo para desarrollar curas, pero esto es una lección de humildad para nosotros”.

El ensayo de Juno Therapeutics, llamado ROCKET, buscaba eliminar el cáncer del cuerpo de adultos con leucemia linfoide aguda al modificar las células T del paciente para que ataquen al cáncer.

En total, alrededor de ocho de cada diez pacientes tratados mediante los ensayos de Juno Therapeutics han visto como desaparecen sus tumores. Pero los tratamientos son extremadamente potentes. El mismo programa de Juno Therapeutics fue paralizado en 2014 después de fallecer otros dos pacientes  por reacciones inmunes causadas por las células T.

De hecho, según algunas medidas, las muertes de pacientes durante ensayos de células T han sido algo casi rutinario. También se produjeron desgracias en los estudios realizados por el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos y la Universidad de Pensilvania (EU). 

La noticia de la suspensión del ensayo generó una caída de las acciones de Juno Therapeutics de más del 30%. La OPI de la empresa en 2014 fue una de las mayores en la historia de las empresas tecnológicas y la compañía esperaba lograr la aprobación de su tratamiento para 2017, un plazo que ahora tiene pocas probabilidades de cumplir.

En lugar de ello, rivales como Kite Pharma y Novartis podrían ser los primeros en llevar una terapia de este estilo al mercado. El tratamiento de Kite Pharma está siendo probado para tratar linfomas de no Hodgkins, otro cáncer de sangre, mientras que Novartis está estudiando la leucemia infantil. 

El tratamiento de Juno Therapeutics, conocido como JCAR015, estaba siendo probado en adultos que se enfrentan a sus terceros o cuartos encuentros con el cáncer. Tales pacientes tienen probabilidades muy bajas de vencer al cáncer, lo que convierte las pruebas de tratamientos arriesgados en algo aceptable.

El científico del Centro para el Cáncer Memorial Sloan Kettering (MSK) en Nueva York (EU) que desarrolló originalmente el tratamiento de células T de Juno Therapeutics, Michel Sadelain, se enteró de las muertes la semana pasada. Afirma que no se produjeron en Nueva York sino en otros centros que participan en el ensayo.

Sadelain detalla: “No hemos observado esta complicación particular en los más de 50 pacientes adultos [de leucemia] tratados en el MSK. Estos nuevos fármacos son potentes y el campo aún está aprendiendo a aprovecharse de esta potencia. No creo que estos acontecimientos cambien de ninguna manera el potencial a largo plazo de las células T modificadas genéticamente”.

Fuente: tecnnologyreview.es

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!